De todos es sabido que las palomas, principalmente en las ciudades y cuando su población sobrepasa unos mínimos aceptables para la convivencia con los humanos, pueden llegar a ocasionar problemas importantes tales como suciedad, ruidos, transmisión de enfermedades, daños...