Cuando empecé a trabajar en Rentokil, recuerdo que una de las cosas que más me llamó la atención fue la cantidad de vocabulario que tuve que aprender, y eso que yo no tengo ningún puesto en el departamento técnico...