A la legionella le gustan las temperaturas veraniegas. El verano y el calor se acercan a marchas forzadas y con ello,   la necesidad de estar frescos e hidratados lleva a un uso más extendido del agua y los aires...