Venga va que no se diga: ¿qué levante la mano aquel que labore en una oficina donde haya un equilibro de paz y verdor a su alrededor? ¡Qué no! ¡Qué no se me ha ido la cabeza! Si es...