Es curioso que un veterinario se haya dedicado a matar bichos. Todo comenzó con las 400 cartas (c.v.) que envié a la finalización de mi licenciatura para encontrar trabajo. Como lo que me interesaba era la técnica loboratorial, busqué...