La sola mención de chinches de cama da muuucho repelús y la idea de que se arrastren sobre tu piel y se alimenten de tu sangre mientras duermes… hace que un terrible escalofrío te recorra la espalda… Desafortunadamente, en los...