Despertarse con ganas de querer comerse el mundo no tiene precio, como en el anuncio de cierta tarjeta de crédito. Hoy tenía “la entrevista definitiva”, esa en la que te dicen si van a firmarte un contrato de 9000...