Los cerditos del cuento cantaban “¿quién teme al lobo feroz?” desde sus casitas de paja y heno, inconscientes de que el lobo de un solo soplido podría hacer volar esas paredes. Pero ese temor que sintieron los pequeños lechones...