Érase una vez en Cádiz, que existía o existe, no lo sé a ciencia cierta, un señor bien dotado del don de la observación y del olfato, Bartolomé Benítez. Con esa gracia que caracteriza a los andaluces, que no...