Solicite una inspección gratuita en el 900 903 143  o por e-mail

Preguntas y respuestas sobre la procesionaria del pino


  • ¿Cómo y cuándo podemos detectarla?

    La procesionaria del pino puede detectarse de dos formas diferentes. Al inicio del invierno empiezan a formar sus bolsones característicos en las copas de los pinos, resultado de la eclosión de los huevos que tiene lugar durante el otoño. En primavera la procesionaria se encuentra en el último estadio de su desarrollo, ya han desarrollado los pelos urticantes y bajan de los pinos para enterrarse en los bordes o claros de los bosques.


  • ¿Cómo afecta la procesionaria a los pinos? ¿Y a las personas?

    Estas orugas poseen un apetito voraz, y tras realizar la muda al quinto estadio (al principio de la primavera) se produce una época de intensa alimentación, con la que pueden llegar a defoliar completamente el pino. Esta plaga, a diferencia de otras muchas plagas de las que tratamos en Rentokil, no produce picaduras en personas, pero sí desarrolla unos pelos urticantes que en primavera, al bajar por los pinos para enterrarse, pueden liberarse y ser arrastrados por el viento, llegando a afectar a personas y mascotas.


  • Efectos de la procesionaria en perros

    Los perros son los mayores perjudicados por la liberación de pelos urticantes de la procesionaria del pino, ya que su naturaleza curiosa provoca que se acerquen demasiado a las orugas y entren en contacto físico con ellas. Los pelos de procesionaria poseen cápsulas de veneno que producen inflamación, urticaria y otros efectos derivados del contacto directo con dichos pelos. En caso de que su mascota se vea afectada debe lavarla inmediatamente con agua y jabón y acudir a un veterinario.


  • ¿Qué tratamientos existen contra la procesionaria?

    Existen diversos tratamientos contra la procesionaria del pino, entre los que destacan el tratamiento con biocidas, el tratamiento de endoterapia, y el uso de trampas con feromonas. El tratamiento con endoterapia, como bien nos explica nuestro Director Técnico en nuestro blog, debe realizarse a principios de otoño para evitar que la plaga se empiece a desarrollar. Consiste en inyectar el insecticida en el tronco para que así pueda incorporarse a la savia natural del árbol y llegar a las hojas de las que se alimenta la procesionaria del pino, evitando el desarrollo de la plaga. El tratamiento con biocidas es un tratamiento de choque que se realiza una vez que las orugas han comenzado a crear los típicos bolsones, y por tanto ya ha dado comienzo el desarrollo de la plaga. El uso de trampas con feromonas en verano para la captura masiva de ejemplares adultos durante la época de copulación.


  • ¿Cuál es la mejor época del año para realizar el tratamiento?

    Lo ideal sería realizar tratamientos continuados durante todo el año, en especial durante las épocas de otoño y primavera, pero sin olvidarnos también del verano que es el mejor momento para utilizar las trampas con feromonas. En cualquier caso, los tratamientos siempre estarán condicionados por el estadio de desarrollo de la procesionaria, y este estará afectado por la climatología de cada zona; de forma que no tendría mucho sentido iniciar los tratamientos de pulverización en un inicio de primavera demasiado fría o muy lluviosa.