Irún prepara la actuación contra las termitas de la Parte Vieja

El tratamiento de los focos de termitas detectados en la Parte Vieja de Irún se iniciará en unos días, será llevado a cabo por la empresa Rentokil Initial España SA, mediante un sistema de cebos comenzando por los 17 edificios analizados, y se prolongará durante cinco años.

El delegado de Urbanismo, Xabier Iridoy, presentó ayer la iniciativa junto a Alex Aristegieta, biólogo de Rentokil, en la que detallaba que “el objetivo es utilizar cebos para erradicar las colonias de termitas que el estudio realizado por Tecnalia detectó el año pasado, que se centran en cuatro focos, localizados dos en la trasera de Korrokoitz, en Papinea, en el entorno de las calles Larretxipi y Peña y en la zona entre Kontrakale y Eguzkitza”. El representante de Rentokil, Alex Aristegieta, entró en detalle acerca del tratamiento, en el que “se emplearán cebos no dañinos para el medio ambiente, herméticos y con todas las garantías de seguridad, colocados en edificios, puntos de las calles o en jardines, para atraer a las termitas, que irán muriendo poco a poco”.

Xavier Iridoy explicó que a pesar de los problemas con las termitas, la estructura de los edificios analizados no está dañada. En base al estudio, se activará una segunda fase para el plan de erradicación, colocando cebos en los puntos clave, además de cebos de monitorización. “Por un lado, se van a colocar cebos de tratamiento en aquellas zonas donde el análisis de Tecnalia detectó la presencia de termitas, que son los cuatro focos antes citados y 17 edificios que presentaban rastros de la presencia de termitas; y por otro, habrá cebos de monitorización o seguimiento en 77 edificios que al tener estructuras de madera, tienen un potencial peligro de ser atacados por las termitas”, explicaron Xabier Iridoy y Alex Aristegieta. El técnico de la empresa Rentokil detalló que “normalmente, acabar con los focos de termitas debería llevar algo así como un año y medio y luego, hasta los cinco años que dura el tratamiento, lo que se hace es un seguimiento periódico de los cebos, para ver si ha habido un rebrote y actuar en ese caso”.

Para concretar el proyecto, el Ayuntamiento de Irún abrió un proceso de licitación al que concurrieron cinco empresas. Las ofertas se analizaron y valoraron en base a las condiciones técnicas, aspecto económico y, sobre todo, la efectividad para erradicar las termitas.

Rentokil contará con un presupuesto total de 48642 euros y ofrecerá “información puntual del tratamiento y sus resultados a través de una página web”, según destacó el edil de Urbanismo del Ayuntamiento de Irún, Xabier Iridoy.

El tratamiento de cebos es un sistema que trata la raíz del problema, atrayendo las termitas a los cebos, para ir comiendo y enfermando poco a poco, además de no ser dañino para el medio ambiente y la salud. Se pronostica que el problema será erradicado transcurrido un año y medio aproximadamente. No obstante, se colocarán cebos de monitorización y se hará un seguimiento durante cinco años para observar cómo evoluciona la situación y evitar la aparición de un rebrote.