Murcia, Valencia, Baleares y Andalucía, las Comunidades más afectadas por cucarachas

Las Islas, junto con Murcia, la Comunidad Valenciana y Andalucía son las comunidades autónomas con un mayor número de cucarachas en todo el territorio nacional, insecto que representa el 35% de las plagas, según datos del IV Observatorio de Plagas de Rentokil.

Según el estudio publicado por la empresa especializada en sanidad ambiental, esta plaga fue la más común en España en el año 2015 y por cuarto año consecutivo.

En las comunidades más prominentes, esta plaga representó el 53% en Murcia con respecto a las infestaciones totales, el 48% en la Comunidad Valenciana, 47% en Baleares y el 40% en Andalucía.

Entre las señales de alarma que avisan de la presencia de este insecto destacan un olor desagradable, manchitas en la superficie de la cocina, o el hecho de ver un ejemplar rondando por casa.

En la zona norte, las plagas más comunes son los insectos de la madera, a causa del clima y la abundante utilización de la madera en las estructuras de las viviendas.

Siguiendo con el resto de plagas, las chinches, avispas, aves, moscas y pulgas son, en ese orden, las responsables del resto de plagas en España durante el 2015.

Según explicó la directora general de la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA), Milagros Fernández, la definición exacta de plaga no existe, ya que depende del riesgo para la salud pública que represente y del nivel de tolerancia a una especie en cada momento. Por ejemplo, no se consideraría plaga una cucaracha en un almacén de maquinaria, pero sí en un quirófano ya que ahí, el nivel de tolerancia es cero.

Las plagas suponen riesgos para el bienestar y la salud de diversa índole, desde daños económicos a problemas graves de salud.

La directora general ha hecho hincapié en los “daños estructurales” que pueden producir los xilófagos, un ejemplo de ello es cuando atacan edificios históricos u obras de arte, donde el daño es “histórico”.

Abarcando el tema de las cucarachas, “una cucaracha nunca te picará, pero su cuerpo tiene microorganismos perjudiciales que deja por donde pasa, incluidos alimentos, llegando a generar problemas de contaminación alimentaria, como el contagio de salmonella”, señala Milagros.

Un tanto más peligrosas son las plagas de ratas, que además pueden morder y transmitir enfermedades como la rabia.

Su presencia se verá marcada por pelos, marcas en los muebles, excrementos. En cuanto a los xilófagos, deberíamos plantearnos su presencia si avistamos orificios en los enseres o construcción de nidos en forma de chimenea. Y para las chinches, sus signos de presencia son manchitas de sangre en las sábanas, presencia de huevos o picaduras en el cuerpo; su presencia ha ido aumentando en los últimos años.

Las plagas de moscas, mosquitos y avispas (insectos voladores) y hormigas son más frecuentes en verano debido al aumento de temperaturas y actividades humanas en áreas húmedas como en lugares donde hay piscinas, así como pulgones y cochinillas en zonas de jardines.