La plaga de termitas de La Redonda está controlada, pero no eliminada

Los trabajos para neutralizar los destrozos que los insectos han causado en retablos y obras de arte empezaron en 2013, cuando se detectaron, y proseguirán hasta 2018. Hay 96 cebos en la concatedral.

La carcoma está más presente en la madera de muchos templos riojanos, si bien no son tan destructivas como las termitas. El problema de la Redonda es importante porque ha llegado a las obras de arte, e incluso porque algún retablo o estructura podría romperse o desplomarse. Pero, no es la primera vez que estos insectos visitan algún templo de la Diócesis riojana. También se han encontrado hallazgos de destrozos en iglesias de Quel, Calahonda, Arnedillo (retablo), Cihurri (coro que se hundió) o Nieva (comisa).

La plaga de termitas de la concatedral de La Redonda de Logroño está controlada, pero no eliminada. Así lo explicaron ayer el técnico de Rentokil, Juan Carlos Lejarreta, y el jefe de Servicio de la misma empresa, Josetxu Villasante, que estuvieron ayer en La Redonda vigilando los cebos. Han eliminado más de 240000 millones de termitas, teniendo en cuenta que por cada cebo de veneno que se comen mueren 3 millones de estos insectos xilófagos y ya se han comido 80 cebos. Por la concatedral hay repartidos ahora 96 debos, hubo hasta 120. Son una especie de cajas que se ponen en la propia madera con veneno en su interior donde van las termitas a comer. Y mueren después, no en el propio cebo. Y cada vez van comiendo menos, de forma que los expertos ven cómo va reduciéndose la plaga.

Tanto Lejarreta como Villasante creen que para noviembre de 2018 acabarán con todas y terminarán su trabajo. Los primeros años iban cambiando los cebos cada 8 semanas, era el período de eliminación. Ahora, (este año) que están en el período de control, los cambian y vigilan dos veces al año, <<tras pasar dos primaveras sin consumos muy altos, tenemos la referencia de que se ha controlado la plaga>>. En mayo se hará el primer control de este año, y el siguiente en otoño. <<Tiene que se con más calor, porque en invierno no tienen apenas actividad>>.

Pero, el problema y el mayor coste será la restauración de las maderas, y de los propios retablos y suelos. <<Cuando concluya el programa, en 2018, tendremos que evaluar la pérdida patrimonial y se tendrán que restaurar los retablos y obras de arte>>, explicaba ayer Federico Nalda. <<Pero cabe esperar a que estén eliminadas>>. Ayer lamentaba el estado de algún retablo, como los de la capilla de Los Ángeles, que ha hundido la mesa, y podría correr el riesto de caerse al suelo, o las tarimas, que podrían hundirse.