Técnico de carcoma

Carcoma

Solicite una inspección gratuita en el 900 907 132  o por e-mail

Tratamiento de carcoma

Después de que uno de nuestros técnicos expertos en tratamientos de la madera haya realizado una minuciosa inspección de control de plagas, podrá determinar la especie de carcoma o polilla de madera que está atacando la madera así como si la infestación está activa y su nivel de gravedad para diagnósticar el tratamiento de desinsectación y desinfección, y determinar cómo eliminar carcoma. A partir de este momento y teniendo también en cuenta las características de la madera afectada, nuestro técnico le recomendará cuál es la mejor alternativa de tratamiento posible. 

Disponemos de técnicas de control de plagas y procedimientos para realizar tratamientos contra carcoma en cualquier tipo de mueble, escultura o estructura de madera; desde un artesonado a un retablo pasando por una talla o un mueble estándar. 

Todos nuestros tratamientos contra carcomas están diseñados para romper al menos una de las fases del ciclo vital de las carcomas.

Cómo eliminar la carcoma

En Rentokil disponemos de distintos tipos de tratamientos contra las carcomas que podemos agrupar en dos categorías:

  • Curativos-no residuales - Su objetivo es conseguir la erradicación de la plaga, pero no tienen un efecto protector contra futuras infestaciones. Normalmente se utilizan cuando no es posible aplicar directamente biocidas en la madera atacada, ni de forma superficial ni por inyección. 

    Aquí están encuadrados los tratamientos por anoxia en atmósfera controlada como nuestro tratamiento CAT. Otra técnica que podemos utilizar es la metodología Entotherm desarrollada por Rentokil, consistente en someter durante varias horas a una alta temperatura a las piezas afectadas. 

    En ambos tipos de tratamientos eliminamos al insecto en todas sus fases de desarrollo, huevo, larva, pupa y adulto en un único servicio. 

    Estos tratamientos están libres de productos nocivos o tóxicos.

  • Curativos-residuales - Son aquellos que además de eliminar a las carcomas, dejan a la madera protegida durante varios años de posibles reinfestaciones. 

    Se incluyen en este grupo los tratamientos que consisten en la aplicación de productos protectores líquidos, ya que los principios activos quedan fijados en la madera una vez que el disolvente se ha evaporado. Dicha aplicación se puede realizar superficialmente o en profundidad.

  • Dependiendo la especie de carcoma - Así como del nivel de infestación y la naturaleza de la madera se aplica alguno de los tres tratamientos que explicamos a continuación, o la combinación de ellos.

    Estos tratamientos eliminan a la carcoma en sus fases de adulto y larva, mientras que los huevos no son afectados hasta que eclosionan. 

    Estas técnicas se pueden usar también como tratamientos preventivos para garantizar que la madera tratada no se verá afectada por la carcoma en un periodo de tiempo.

Tipos de tratamiento para carcoma

Dependiendo de la especie de carcoma, así como del nivel de infestación y la naturaleza de la madera, se aplica alguno de estos tratamientos o la combinación de ellos:

Tratamiento de inyección contra carcoma

El tratamiento por inyección es el más utilizado para tratar y proteger elementos estructurales. Con él se consigue impregnar las piezas de madera en toda su sección. 

Consiste en aplicar a presión el producto de tratamiento, a través de tacos inyectores, colocados en la madera, provistos de una válvula de retención que impide el retroceso del producto. Los tacos se colocan a lo largo de las piezas, de manera que se produzca una penetración total del producto. La disposición más frecuente es en tresbolillo, con el fin de conseguir la mínima disminución de resistencia en la pieza. 

El tamaño de tacos que se emplearán, su disposición y número, así como las presiones de inyección, son variables dependiendo de la especie de madera y de la sección. 

Los productos que se utilizan en este tratamiento han sido ensayados tanto en nuestro laboratorio como en distintos centros oficiales, demostrando una elevada capacidad de penetración, tanto por inyección como por pulverización. 

Su objetivo es paralizar la acción de los xilófagos (carcomas, termitas, hongos). Se aplica en todo tipo de estructuras de madera maciza y carpintería de gran sección que se quieran proteger frente al ataque de los xilófagos.

Tratamiento de pulverización contra carcoma

La pulverización contra carcomas consiste en la aplicación superficial del producto de tratamiento. 

Para conseguir la mayor penetración posible del producto en la madera se utiliza la aplicación a presión mediante el sistema air-less, con el fin de lograr el menor tamaño de gota posible y favorecer la introducción de ésta en los poros de la madera. 

Su uso se limita a piezas de carpintería de pequeña sección, como tarimas, frisos, zócalos, etc. Y éstas deberán estar libres de cualquier acabado como pintura, barniz, etc., que impediría la penetración del producto en el interior de la madera y anularía su eficacia. 

Se utiliza también como complemento y refuerzo del tratamiento de inyección al aplicarlo posteriormente en las caras accesibles de las piezas de madera tratadas por inyección. 

Mediante este sistema de tratamiento, se logra una penetración del producto en la madera del orden de 2-3 mm, por ello sólo es útil en piezas de pequeña sección. 

En el caso de piezas de carpintería de secciones superiores (marcos, molduras, etc.) y por supuesto de elementos estructurales, este tratamiento no es eficaz, y no puede garantizarse ni la eliminación de una plaga de carcomas, ni tan siquiera su protección frente a futuros ataques.

Aplicación de gel contra carcoma

Recientemente se han desarrollado una nueva generación de productos de tratamiento de madera contra xilófagos, son los geles de alta penetración. 

Estos productos pueden ser insecticidas o insecticidas-fungicidas y su característica común es que tienen un aspecto de gel y una capacidad de penetración en la madera muy superior a los productos de tratamiento tradicionales. 

Se pueden aplicar tanto por inyección como por proyección, siendo esta última la forma más habitual de uso. 

Sin llegar a conseguir el poder protector ni de tratamiento proporcionado por el sistema de inyección, sí es una opción interesante en el caso de piezas de secciones no muy anchas, que no tengan ningún acabado de poro cerrado (barniz, pintura) y que por estética, valor patrimonial, etc. no se deseen taladrar. 

También está recomendada esta técnica para la protección de obras de arte, ya que además de no ser necesario el taladrado de las pieza, cosa impensable en este caso, su presentación en forma de gel evita riesgos de salpicaduras y proyecciones a zonas de la pieza con policromías o acabados que pudieran verse afectados por los disolventes

Con un ciclo de vida que va desde el año en las carcomas pequeñas hasta los más de 10 años que pueden llegar a vivir los cerambícidos, es posible que algunos escarabajos lleguen a la edad adulta y emerjan de la madera después del tratamiento. Sin embargo tanto al hacer el agujero de salida como en el momento de depositar los huevos, entrarán en contacto con la madera tratada y morirán, rompiendo de este modo el ciclo de vida y acabando con la infestación.

Pasos siguientes

Encuentre su delegación de Rentokil

Código postal