Preguntas frecuentes sobre la carcoma


  • ¿Cuál es la diferencia entre las termitas y la carcoma?

    Los dos son insectos, las termitas pertenecen al orden Isóptera y la carcoma al orden Coleóptera. Su aspecto externo es diferente, la termita es parecida a una hormiga, pero blanca, salvo las aladas que son negras. La carcoma en su estado adulto es un pequeño escarabajo de color gris negruzco y en su estado larvario es un gusano blancuzco que está dentro de la madera.


  • Tengo un mueble con agujeros y montoncitos de serrín en el suelo, ¿puede ser carcoma?

    Sí, puede ser un anóbido (carcoma común) pero también un cerambícido (carcoma grande), o un líctido.


  • ¿Existe algún spray que acabe con la carcoma de los muebles?

    Puede ser pero es difícil, ya que hay que llegar a todos los rincones del interior de la madera donde se alojan las larvas. Los únicos tratamientos con los que tendremos la certeza de acabar con la carcoma de los muebles son los de anoxia (CAT), los que se realizan con algún gas fumigante, los que se realizan en autoclaves, o los químicos realizados por una empresa especializada y con productos profesionales.


  • ¿Hemos encontrado carcoma en casa, ¿existe algún riesgo para nuestra salud o la de nuestras mascotas?

    No, son totalmente inofensivas para personas y animales domésticos, pero cuidado, hay un parásito de la carcoma (Scleroderma domestica) que sí produce picotazos alarmantes y molestos.


  • ¿Existe algún tratamiento para evitar la carcoma?

    Sí, si se trata de madera estructural o para carpintería, los tratamientos en autoclave de vacío, inmersión, previos a la construcción. Estos tratamientos se utilizan sobre todo para maderas de construcción tanto estructurales (vigas, pilares y solivas, como para madera de carpinterías ( marcos, rodapiés y tarimas. También se puede utilizar para muebles.


  • Si escucho ruidos en la madera, ¿es posible que tenga problema de carcoma o termitas?

    Sí es posible, básicamente hay dos insectos xilófagos que producen ruido perceptible por el oído humano, las larvas de algún cerambícido (Hesperopanes cinereus, Hylotrupes bajulus) y el adulto de un anóbido (Xestobium rufovillosum).