Ventajas de una plaga (parte II) | Desinfestados

Ventajas de una plaga (parte II)

    

Siguiendo con el artículo Ventajas de una plaga (parte I), hoy os presentamos las conclusiones de por qué pensamos que en algunos casos, una plaga puede traer ciertas ventajas.

Consecuencias inmediatas…

Religión; Lo primero que empezó la gente a cuestionarse fueron sus convicciones religiosas y su división social. Unos porque se creían por encima de la sociedad, nobleza y monarquía, y otros que por más que rezasen y expiasen sus pecados estaban igual de expuestos. Reyes, nobles, clérigos y campesinos cayeron por igual presa de la peste. Obviamente todos aquellos que peor higiene y mayor hacinamiento fueron mucho más proclives.

Esto llevó a que la gente se cuestionase realmente el sentido y el poder de la iglesia y las cabezas de turco que habían proliferado.

Industria: la principal consecuencia no tiene nada que ver con la enfermedad, la mortandad o las incongruencias religiosas, la principal consecuencia fue la pérdida de mano de obra barata o cuasi esclava (no olvidemos que estamos en el mejor momento del feudalismo) esto tiene graves consecuencias económicas. Sin olvidar que lo señores feudales también eran víctimas de la peste, donde en algunos lugares se daba que no había trabajadores, en otros faltaban ejecutivos (por llamarlo de una forma comprensible en nuestro días)… la ecuación no era buena.

Economía: la escasa mano de obra, la proliferación en tiempos recientes de una masa de población sobredimensionada y la falta de dirigentes o de coordinación económica nacional hizo que se prestase más atención a la innovación…. Surgen nuevos métodos que tratan de producir lo mismo o más con menos fuerza humana (esto nos suena, y nos sonará de por vida)… nuevas innovaciones comienzan a introducirse en las principales industrias…  Había que seguir adelante… hay historiadores que indican que esto fue realmente el detonante del renacimiento…

Fe: la fe fue la principal damnificada, puesto  que fue incapaz de explicar lo que sucedía, y las explicaciones fueron tan vehementes que perjudicaron a las principales instituciones religiosas… este hecho empujó a la población a una mayor libertad tanto de ideas como de obras… la innovación, la ciencia no tenía que dar explicaciones religiosas, simplemente económicas…

Población superviviente: la población superviviente tuvo que soportar varias oleadas más de la enfermedad, si bien causaron mayor mortalidad, a su favor jugaban algunos factores que sólo desde la retrospectiva podemos analizar. La principal y digna de mención… la alimentación, ya que después de una reducción sustancial de la población de más del 45% de la población, la alimentación, o la calidad de la misma se intensificó. Además de la inmunidad, la alimentación y la mejora por lo tanto en términos generales de la población, dio como resultado una mayor tolerancia a las sucesivas oleadas… al final la amenaza se extinguió.

Cómo nos afectó.

Todo esto, según está escrito, parece que pasó en un breve periodo de tiempo, pero no… no nos terminamos de acostumbrar a que los cambios, cuando suceden son a largo plazo, y nuestra capacidad para asimilarlos es lenta… desde que apareció el primer teléfono móvil hasta nuestra total dependencia, hasta punto impensables, sólo han pasado dos décadas (del teléfono de Sonny Crockett en Corrupción en Miami, a sentirse uno desnudo si nos quedamos sin batería en el iphone…), no obstante la condición humana es reticente a los cambios bruscos, y este lo fue. Las consecuencias fueron notables y diluidas en el tiempo.

Uno de los cambios fundamentales fue la concepción religiosa de la población, que partió del bloqueo total a creer que era culpa suya por haber, digamos, relajado su fe, sin embargo, clérigos, notables y población en general, enfermaban y moría por igual, fue un principio de igual no visto hasta entonces. Además reeducó a una población encorsetada por convicciones y poder religioso que tuvo que relajar el nudo, haciendo una sociedad más aperturista.

Ya he comentado antes, uno de los principales cambios fue que tal brusca despoblación originó una descompensación brutal en un sistema feudal que se encuentra con feudo para cultivar, pero sin vasallos que lo trabajen ni señores que lo administren… y lo peor, sin nadie a quien echarle la culpa, una razón más por lo que el sistema social se desmorona, sin administradores y, con administrados dispersos… y menos temerosos de Dios, había que hacer algo y daba igual quien lo hiciese.

Curiosamente hay quien dice que la “peste negra” nos introdujo de lleno en la era industrial, poniendo las bases de la revolución industrial. Gregory Clark, experto en historia de la economía de la Universidad de California, propone que esto fue posible por el cambio que se produjo en el comportamiento humano originado por la Peste, a la vez de por el colapso del sistema social basado en la Nobleza… originando la mayor explosión demográfica de la humanidad. Ave Fénix.

¿Cómo se entremezcla esto con nuestra actividad o con los retos a los que nos enfrentamos como compañía, en el pasado y probablemente en el futuro? Curiosamente nuestro origen e historia ratifican nuestra involucración, cuántas veces nuestra compañía ha contribuido a evitar que plagas o vectores transmisores de las mismas hayan desencadenado en puntos de no retorno con las implicación mencionadas anteriormente, no creo que podamos saberlo, pero el simple hecho de contribuir en alguna medida al devenir de la sostenibilidad de nuestra especie, ayudando a controlar las amenazas, debería ser y es objeto de satisfacción personal.