Plagas de verano: cuáles son las más curiosas

Un par de plagas para animar el verano

    

Plagas de veranoEl verano siempre es propicio para la aparición de algunas plagas. Unas más habituales que otras. Otras más curiosas que dañinas. Por eso he querido reflejar en este breve artículo un par de ellas que me han llamado la atención por la repercusión que han tenido en diferentes medios periodísticos en los últimos días.

La primera de las plagas que quería comentar es de las que denominaría como “curiosa”. Se trata de la aparición de cientos de gallinas “asilvestradas” en el centro de una gran ciudad de Estados Unidos como es Phoenix (Arizona). La cosa no pasaría de anecdótica si no fuera por la controversia que ha creado entre los vecinos de esta gran urbe norteamericana.

La situación es que por la ciudad andan circulando, sin control alguno, docenas y docenas de gallinas y gallos supuestamente “evadidos” de corrales y domicilios (ya conocéis lo del “Chicken Run”). La legislación local prohíbe la tenencia de estos animales en zonas residenciales, pero el caso es que la situación se ha desmandado.

Para algunos vecinos supone una situación original ver a estos animales en el medio de la gran ciudad y no le dan mayor importancia, pero para otros supone una fuente de ruido y suciedad importante. Despiertan al vecindario y ensucian con sus excrementos. Picotean en parques y jardines y se cuelan en los jardines de otros ciudadanos.

En paralelo a esta circunstancia nadie quiere hacerse cargo de la situación y los diferentes organismos y entidades oficiales de la ciudad se pasan la pelota de unos a otros mientras que el problema sigue creciendo. En fin, desde luego la cosa es curiosa y tiene su miga…

La otra plaga que quería mencionar es la provocada en la ciudad de Madrid (y otras poblaciones cercanas) por la ya cada vez más famosa “galeruca del olmo” (mencionada en este mismo blog en ocasiones anteriores).

Están empezando a trascender cada vez más en los medios de información (periódicos de barrio, noticieros locales, televisiones e internet) los comentarios sobre esta plaga de la que hasta hace unos pocos años no teníamos conocimiento por su baja incidencia.

Estos coleópteros llaman mucho la atención por su acción defoliadora de los olmos cuando están en fase larvaria. Los escarabajos adultos, muy llamativos, depositan sus huevos en hendiduras y grietas de la corteza de los árboles y una vez que éstos eclosionan aparecen las larvas completándose su ciclo biológico.

Aparte de los daños en los árboles, el problema para los vecinos y comerciantes radica en que como los escarabajos pueden volar se cuelan por ventanas y molestan en las terrazas. Y mantener las ventanas cerradas en verano es algo complicado especialmente durante os calurosos veranos madrileños.

Reseñar que ninguna de las fases biológicas de este insecto es peligrosa para las personas, pero sí que hay que reconocer el daño producido a los árboles. Su relevancia varía según los años y se ve muy influenciada por las condiciones climatológicas.

Se demandan acciones por parte del Ayuntamiento, pero la situación es compleja ya que no es posible prevenir la aparición de los insectos sin utilizar productos fitosanitarios que podrían conllevar otros problemas añadidos.