Un nuevo caso de Legionella en Manzanares | Desinfestados

Un nuevo caso de Legionella en Manzanares

    

Imagen de Legionella_pneumophilaLa localidad de Manzanares (Ciudad Real) vuelve a registrar un nuevo caso de contagio por Legionella después de sufrir en diciembre de 2015 un brote que afectó a 237 personas.

Un hombre de 49 años ha sido en esta ocasión el afectado por la temida bacteria, que ha traído consigo la activación del protocolo de actuación previsto para este tipo de casos por parte de la Consejería de Sanidad.

Este caso de Legionella se suma a los aproximadamente 1.100 que cada año se dan en España, un dato elevado que ha llevado a nuestro país a liderar en alguna ocasión la lista de brotes con mayor número de casos de Legionellosis registrados en Europa, elaborada por el Centro Europeo para Prevención y Control de Enfermedades (ECDC).

Ante esta situación, en Rentokil queremos dar respuesta a todas aquellas preguntas sobre la Legionella que rondan en nuestra cabeza: ¿Qué es la legionella?, ¿cómo se contagia?, ¿cuáles son sus síntomas?, ¿y los tratamientos para acabar con ella? ¡Atentos a nuestro nuevo post para conocer las respuestas!

¿Qué es la Legionella?

La Legionella es una bacteria en forma de bacilo perteneciente al grupo de las Gram negativa y a la familia Legionellaceae, de la que se conocen unas 48 especies con más de 70 serogrupos. De todos ellos, son los serogrupos número 1, 4 y 6 de Legionella pneumophilla y Legionella micdadei los que más enfermedades causan.

Su pequeño tamaño (de 0,5 a 0,7 micras de ancho y de 2 a 20 micras de largo) no le impide en absoluto el movimiento, ya que lo realiza gracias a la presencia de uno o más flagelos polares o subpolares.

Pero si hay una característica que sorprende de la Legionella es que es capaz de sobrevivir en un amplio abanico de condiciones ambientales.

¿Sabías que es capaz de multiplicarse cuando está entre los 20 y 45 grados de temperatura?

¿Y que entre los 35 y los 37 grados se encuentra a su temperatura óptima de crecimiento?

¿Sabías que a los 70 grados se produce su destrucción?

El origen de la Legionella

Aunque ahora es habitual oír hablar de la Legionella, realmente esta bacteria fue descubierta por el hombre en el año 1976, ¡hace relativamente poco tiempo! Fue durante una convención de la Legión Americana celebrada en un hotel de la ciudad de Filadelfia, en la que se registró un brote epidémico que afectó a 182 asistentes. Desde entonces, la bacteria es conocida con el nombre de Legionella y la enfermedad se denomina Legionellosis o “enfermedad del legionario”.

¿Dónde vive?

El agua es su hábitat natural. Llega incluso a formar parte de la flora bacteriana de fuentes, estanques, ríos, lagos… desde donde penetra con cierta facilidad en los sistemas de abastecimiento de las ciudades.

Pero… ¿cómo es capaz de acceder a nuestros sistemas? A través de la red de distribución. De esta forma, la Legionella se incorpora a las instalaciones de agua sanitaria (fría o caliente) o a otro tipo que requieran también agua, como pueden ser las torres de refrigeración, los túneles de lavado, los sistemas de riego o las piscinas.

Es precisamente en estas instalaciones donde se crea un “ecosistema” propicio para que la bacteria prolifere y se multiplique hasta formar concentraciones realmente peligrosas para los humanos. Esta situación se suele dar concretamente en los denominados amplificadores, donde el agua se estanca provocando la acumulación de productos que sirven de sustrato a las bacterias.

Una vez allí son capaces de entrar en el sistema respiratorio humano a través de los aparatos generadores de aerosoles.

¿Cómo se contagia?

La transmisión de la infección se realiza vía aérea mediante la inhalación de aerosoles o de gotitas respirables (menores de 5 µm) e incluso por microaspiración de agua contaminada. Tal y como informa el Ministerio de Igualdad, Servicios Sociales y Sanidad, se deben de dar una serie de factores para que se llegue a producir la infección en el ser humano:

  • Que la bacteria tenga una vía de acceso a la instalación
  • Que a la hora de multiplicarse sea capaz de congregar el número de microorganismos necesarios para constituir un verdadero riesgo para la salud de las personas
  • Que, a partir del sistema, se disperse en el aire en forma de aerosol
  • Que se produzca la exposición de personas a aerosoles que contengan la cantidad suficiente de Legionella viable

El riesgo de contagio todavía es mayor en el caso de que la persona sufra alguno de los siguientes problemas de salud:

  • Presentar una patología de base como puede ser diabetes, insuficiencia renalo problemas respiratorios severos
  • Estar sometido a un tratamiento inmunodepresor (terapia antirrechazo en enfermos trasplantados, en especial con glucocorticoides)
  • Y en líneas generales, personas de edad avanzada

¿Cuáles son los síntomas de la Legionella?

Aunque el cuadro clínico es muy variado, es cierto que los síntomas suelen presentarse de dos formas:

  • Neumonía por Legionella: los síntomas suelen ser fiebre, tos, confusión, escalofríos, cefaleas, dolor muscular…
  • Fiebre Pontiac: en este caso, el paciente suele sufrir un cuadro febril con dolores musculares y articulares, acompañado de dolor torácico, fiebre, tos… pero de una forma menos severa, fácilmente tratable con antibióticos específicos.

Control de Legionella y tratamiento

Para la prevención y el control de la legionellosis es necesario contar con todos los medios técnicos y humanos posibles a la hora de tratar los diferentes sistemas e instalaciones que puedan convertirse en el foco de infección, como pueden ser los sistemas de agua fría o caliente, las fuentes ornamentales, los sistemas de riego, los enfriadores evaporativos o humectantes.

Por ello, es necesario que únicamente personas con experiencia, dedicadas a la prevención y el control de la Legionellosis sean las encargadas de llevar a cabo los procesos y tratamientos necesarios tanto para la detección de un brote epidémico como para su erradicación.

En Rentokil tenemos claro que la experiencia de nuestros trabajadores, unida a la formación específica que recibe el personal de mantenimiento de las instalaciones y a los conocimientos adquiridos en la asistencia a congresos y a la participación en diferentes foros sanitarios y del sector de mantenimiento, es la mejor garantía para ofrecer un servicio eficaz y de calidad en cualquiera de los siguientes ámbitos de actuación: establecimientos hoteleros, centros deportivos, edificios públicos, centros sanitarios (hospitales, clínicas, centros de salud…), industria, centros socio-sanitarios residenciales, comunidades de vecinos.

Nuestro tratamiento

Lo primero que realizamos es un estudio personalizado de las instalaciones de riesgo basándonos en las pautas ofrecidas por el RD 865/2003, aplicando debidamente las guías de Evaluación del Riesgo desarrolladas en las Guías del Ministerio de Sanidad y Consumo.

En segundo lugar, y teniendo en cuenta el tipo de instalación y riesgo detectado, creamos un Programa de Mantenimiento o de Autocontrol en el que también incluimos todas aquellas desviaciones que identifican nuestros técnicos, así como cuáles serían las medidas oportunas que se deberían de tomar.

Una vez realizadas las valoraciones, ¡empieza la labor de limpieza y desinfección! Es nuestro personal –con cursos homologados- quien lleva a cabo esta labor, según la Orden SCO/317/2003. Todas las muestras obtenidas las analizamos en laboratorios homologados distribuidos por diferentes puntos del territorio nacional.

Además, también nos encargamos de realizar la instalación y el mantenimiento de los equipos de dosificación de biocida, de los equipos de purga automática y de los reguladores de cloro y pH. Por último, y no por ello menos importante J, creamos un libro de registro de operaciones de mantenimiento referentes a las instalaciones de riesgo.

¿Tienes más dudas sobre la Legionella?

¡Ponte en contacto con nosotros! http://www.rentokil.es/contactenos/ Estaremos encantados de atenderte :-)

 

 

 

 

 

 

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *