Un día en la vida de un técnico de Rentokil

    

Una de mis tareas como asistente de marketing online de Rentokil es pasar tiempo con miembros de cada uno de los departamentos de la empresa para ver en qué consiste el trabajo diario de cada uno de ellos, hasta este momento he visto el trabajo de técnicos, comerciales, de los operadores del contact center, bueno y por supuesto, por suerte o por desgracia, con el que más tiempo paso es con Jacinto.

Como ya comenté en algún artículo anterior, hasta ahora el trabajo que he visto con los técnicos ha sido sobre cucarachas, termitas, y esta última vez pasé un día entero con Ricardo visitando algunos clientes de empresas que tienen nuestros servicios contratados y además se sirven de PestNetOnline para llevar un mejor control de sus informes de los servicios de control de plagas que les realizamos.

Para los que no estéis muy familiarizados con el tema, PestNetOnline es una plataforma online para el seguimiento de los servicios que les realizamos. Dispone de cuatro niveles diferentes: plata, oro, platino y diamante, que el cliente elegirá en función de sus necesidades y del tamaño de sus instalaciones. El sistema dispone de informes de control de plagas programables, datos sobre las visitas de los técnicos, así como recomendaciones que ellos mismos escriben al final de sus visitas y tras comprobar la actividad de plagas en los detectores.

El día que pasé con Ricardo, fuimos a tres negocios diferentes para realizar sus visitas, y todos ellos usaban PestNetOnline, eso sí, en diferentes niveles, así que pude comprobar por mí misma cómo funciona este sistema.

El primero de los negocios era un almacén de ropa, que tal y como dijo Ricardo, era más grande de lo que parecía, así que estuvimos ocupados casi tres horas, comprobando cada detector de plagas. Ellos tenían el nivel más alto de PestNetOnline, el nivel diamante, así que todos los detectores de plagas (más de 150) tenían un código de barras que había que escanear. En cada detector, Ricardo comprobaba si el cebo seguía allí o algún roedor lo había mordido, en cuyo caso lo reemplazaba. Ellos además tenían un matamoscas eléctrico en el comedor para evitar las moscas revoloteando alrededor cuando estuvieran comiendo (yo me acordaba del pobre Juan en el artículo de Juan, la mosca y el pincho de tortilla). Al finalizar la visita, Ricardo escribió las recomendaciones para estas instalaciones, que en este caso fue simplemente la de mantener la hermeticidad de las puertas, ya que por muchos tratamientos de control de plagas que hagamos, si hay rendijas bajo las puertas o algún agujero en la pared, los roedores se pueden colar por ahí para buscar refugio.

El segundo negocio era más pequeño, así que tenía el nivel plata de PestNetOnline, por tanto tras comprobar que en ningún detector hubiera habido actividad de plagas, Ricardo escaneó el código de barras y escribió algunas recomendaciones para mantener a las plagas alejadas del negocio.

Por último el tercer cliente era un almacén de bebidas alcohólicas (¡Jacinto, mantente alejado!!), también bastante grande así que contaba con el nivel diamante de PestNetOnline, con códigos de barras en cada detector, además de un matamoscas eléctrico Luminos, que había sido colocado en un área donde se almacenan las bebidas defectuosas o abiertas, puesto que los líquidos son el mayor atrayente de insectos voladores, si ya decía yo que moscas y avispas no son tontas, ¡priva gratis!

Al igual que en los otros dos negocios, una vez que Ricardo comprobó todos los detectores y escaneó los códigos de barras de PestNetOnline, escribió las recomendaciones y cerró la visita, tras lo cual los informes sobre la visita que acabábamos de realizar estaban ya disponibles en la cuenta de cada cliente.

Y eso fue el final de mi día con un técnico de Rentokil, la verdad es que quedé impresionada del trabajo que hacen y de lo mucho que valoran los clientes poder hacer todas las preguntas que les surgen sobre las plagas en cada visita de los técnicos, así como las recomendaciones para evitar ser invadidos por las plagas.

¡Muchas gracias Ricardo!

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *