Tratamientos de la madera: inyección y pulverización. | Desinfestados

Tratamientos de la madera: inyección y pulverización.

    

Para realizar los tratamientos preventivos/curativos de protección de la madera mediante pulverización e inyección, se utilizan productos químicos que contienen disolventes. El objetivo de este tratamiento es curar o prevenir infestaciones de insectos xilófagos, pero al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que al tratarse de productos que contienen disolventes, existe el riesgo de inflamación.

Para contribuir a prevenir y saber actuar en caso de incidente/accidente, el pasado 18 de febrero nuestros especialistas en tratamientos de la madera de  Tecma y Rentokil, realizaron en el centro de formación Ispaster de Vizcaya un curso específico en extinción de incendios (cuyas fotos acompañan a este artículo).

A temperatura ambiente normal, los líquidos inflamables pueden liberar suficiente vapor para formar mezclas quemables con el aire. Como resultados, pueden ser un serio riesgo de fuego. Los fuegos de líquidos inflamables se queman muy rápido. También liberan mucho calor y a veces nubes de humo tóxico, negro y grueso.

La temperatura de inflamación de un líquido es la temperatura más baja a la cual el líquido libera suficiente vapor para encenderse (empezar a quemarse) en la superficie del líquido Así por ejemplo, el producto Proxil que habitualmente se utiliza en este tipo de tratamientos tiene una temperatura de inflamación de  46º C.  Por lo tanto debe calentarse por encima de esa temperatura antes de que se pueda encender en el aire. Exposiciones del producto al calor van a provocar que entre en su temperatura de inflamación y que por tanto ante cualquier punto de ignición inflame.

Este producto tiene la temperatura de autoignición a 207ºC. Esta temperatura de ignición o auto ignición de material es la temperatura a la cual el material se enciende así mismo sin fuentes obvias de encendido, tales como chispas o llamas.

Por ello, para los tratamientos de pulverización e inyección de la madera se deben de tomar una serie de precauciones:

  • Se deben utilizar focos antideflagrantes que evitan la iniciación o propagación de una combustión.
  • No se debe utilizar focos halogenados cuando a la vez se realicen trabajos con  productos químicos inflamables. Salvo si los focos halógenos cumplieran con los requisitos mínimos exigibles para su uso en presencia de atmósferas potencialmente inflamables.

Estudios realizados por el Instituto Navarro de Salud Laboral han demostrado que los focos halógenos alcanzan, a una temperatura ambiental de 24ºC, las siguientes temperaturas:

  • Se debe tener especial precaución con los focos o luminarias propias del edificio o calefacciones ya que igualmente emanan calor y  en contacto con el producto químico inflamable puede llegar a inflamar el producto químico y como consecuencia provocar un incendio del edificio o estructura que se esta tratando.
  • Se debe llevar extintores a obra y tenerlos accesibles. Es necesario formar al personal en extinción de incendios para que actúe de forma adecuada acorde al producto químico que esta utilizando y  que sepa actuar ante  situaciones de emergencia.
  • Se debe utilizar calzado de seguridad antiestático y buzo de protección  antiestático  para evitar que la electricidad estática constituya un punto de ignición.
  • No se debe fumar para evitar que constituya un punto de ignición.
  • Cualquier deficiencia o riesgo de incendio se debe de comunicar al superior.