The final countdown | Desinfestados

The final countdown

    

El empujón final“…lo imposible se hace en el momento, los milagros tardan más…” (Por TMT)

Al escuchar esta frase de mi buen amigo Héctor por los altavoces de mi radio he caído en la cuenta de que el año se nos acaba. El 2013 va a pasar a la historia probablemente como uno de los peores años de recesión, pero calma, todavía nos quedan dos meses. Esa frase me ha recordado que todavía se puede mejorar, que cada uno debemos aportar nuestro granito de arena en esta recta final y apretar.

Es como si el corredor de 100 metros lisos no hiciera ese esfuerzo en los últimos 10 metros, como si Blake Griffin no terminase de estirar el brazo para hacer ese mate, como si el comercial diera todo por perdido, el técnico no llegara ahora a hacer todos sus servicios… entonces, ¿para qué se ha luchado?

¿Sabéis porque escribo todo esto? no es una mera arenga de alguien con el coco comido por la empresa, escribo todo esto porque de verdad pienso que tengo la suerte de estar trabajando en una compañía llena de gente válida, competente y capaz de dar el 120%.

Ahora cada uno pensamos en donde estamos, qué hemos hecho para llegar ahí y qué debemos hacer para terminar este ejercicio de la mejor manera. No sirve de nada quedarse lamentándose, estamos en un momento en el cuál los luchadores serán los que ganen y de verdad, aún a riesgo de parecer pedante, creo que todos en esta empresa pueden luchar como los mejores profesionales que son, desde el técnico hasta el director general.

A nosotros ya no nos para nadie, y eso es porque no paramos de crecer, puede que no tengamos un importante crecimiento económico, pero sí hemos crecido en valores. Cada día debemos pensar qué significa Promise y en qué le influye a cada uno de nosotros. Qué compromiso tenemos con la empresa y qué compromiso tenemos para con todos nuestros clientes, porque sí señores, al final de todo, somos una compañía de servicios que puede dar el mejor de todos los servicios, las personas.

Esto es lo que recompensa cada día el esfuerzo de todos nosotros, yo cada vez que me pongo a pensar no puedo cuantificar el valor de cada uno de los compañeros que tengo en toda España, tanto a los que conozco como a los que no, soy de los que piensa que cada uno de vosotros vale mucho más que su sueldo y ahora solo queda que lo demostréis.

Por eso con estas líneas quiero que cada uno reflexione y piense en si merece la pena el esfuerzo, yo ya lo he hecho, y ahora no voy a darme por vencido.