Tengo bichos en la cocina - parte 1 | Desinfestados

Tengo bichos en la cocina – parte 1

    

¡Tengo bichos en la cocina! Esta frase suele ser la antesala  de una pequeña revolución, especialmente cuando estos bichos a los que nos referimos corresponden al grupo de los que denominamos “insectos de los productos alimenticios” (IPAs). Este grupo lo constituyen un par de docenas de insectos pertenecientes a diversos grupos, desde polillas hasta pequeños coleópteros, la mayoría de  ellos se caracterizan por tener un tamaño de entre 2-10 mm y por desarrollar la totalidad o buena parte de su ciclo vital en uno o varios de los alimentos más habituales de las personas caso de cereales y sus harinas, legumbres, cacao, frutos secos, vegetales secos, restos proteicos animales, … .

El descubrimiento de que estamos conviviendo con estos insectos suele ocurrir cuando nos disponemos a usar una harina que hace bastante que guardamos en la alacena y en la misma nos aparecen unos pequeños insectos o unas no tan pequeñas larvas blanquecinas, lo mismo nos puede ocurrir cuando abrimos un bote de frutos secos que compramos hace tiempo o simplemente al ver revolotear unas novedosas pequeñas polillas de lentos movimientos en nuestra cocina.

Las especies más frecuentes que nos podemos encontrar invadiendo nuestra cocina son: Gorgojo rojo de la harina (Tribolium sp) , gorgojo dentado del grano (Oryzaephilus surinamensis), polilla india de la harina (Plodia interpunctella)…

Ninguno de estos insectos transmite enfermedades, no obstante al alimentarse de estos alimentos obviamente producen una disminución del valor nutritivo de los mismos, por no hacer referencia a los aspectos estéticos, y en los casos en los que sus poblaciones llegan a ser importantes pueden producir aumento de la temperatura y humedad en el interior de estos productos favoreciendo el desarrollo de hongos que también contribuyen a degradar los alimentos

Normalmente el problema se solucionará una vez localizado el origen de la infestación, producto en cuyo interior se ha desarrollado la plaga o acúmulos de restos de estos productos que hayan podido quedar en zonas más o menos inaccesibles y que habrá que  limpiar en profundidad para acabar de erradicar la presencia de estos insectos, una vez realizada esta acción puede ser conveniente llevar a cabo una aplicación insecticida para garantizar que ningún ejemplar aislado o forma larvaria que pueda llegar a eclosionar de un huevo pueda desarrollarse.

Continuará …

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *