Strisis

    

STRISIS: Dícese del estado nervioso en el que se encuentra un Técnico Comercial de Rentokil que a día 27 de mes ve como sus objetivos de ventas y su previsión se van alejando y cómo un agujero negro se va acercando y todo lo que oye por parte de las personas firmantes es “seguimos en crisis”.

06:00 A.M. – Suena mi Ipod Touch con su melodía “brisa marina” para despertarme y como todos los días alargo el brazo en un movimiento rápido propio de Jackie Chan para que no suene más de lo necesario y me despierte a la “jefa”.

¿Qué día es hoy? ¿Qué tengo que hacer? ¿Me toca afeitarme?

Vale, me acuerdo, hoy tengo que sentarme unos minutos delante del portátil para enviar un par de mails tempraneros y luego hacer como un millón de cosas para ver si vendo todo lo que le dije a Juan (Branch Manager de Alicante; mi Jefe; The Boss; El Látigo que fustiga mis sueños)

08:30 A.M. – Ya he preparado los últimos documentos que tenía que enviar a clientes, oficina, supervisores… e incluso he mantenido una charla a las 07:30 con Luís de Frutos (Jefe de servicios de Alicante) por teléfono modulando mi tono de voz al mínimo que mi garganta me permite para no molestar a vecinos ni a mi novia. Ahora toca salir a firmar ese contrato en la guardería que llamó al 902 123 483 y que hizo que mi amigo el Batch me enviara un mail con los datos. Me gustaría conocerlo, siempre tan correcto.

09:30 A.M. – Recibo una llamada de Álvaro Velásquez (Supervisor de servicios) y me dice que va a hacer más kilómetros que una compañía aérea pero que a eso de media mañana estará en la oficina para venir conmigo a ver las instalaciones de ese contrato que voy a firmar de fumigación. Ya había hecho las visitas que tenía previstas y me iba a ir a la oficina pero si va a tardar me quedaré por aquí y eso solo puede significar una cosa: llega el momento de las puertas frías.

10:30 A.M. – Ya he realizado la entrada a diez posibles clientes y me dirijo a por otro más, a varios les ha interesado nuestra empresa y probablemente pidan acceso a la versión de prueba de PestNetOnline. Me desplazo con mi vehículo de empresa a 20 km/h por el polígono en busca del lugar adecuado cuando de repente lo veo, ahí está, esa es la empresa en la que tenemos que trabajar, parecen unas buenas instalaciones, a ojo unos 2000 metros cuadrados y se dedican a la alimentación.

Paro el coche dentro de las instalaciones y al mismo tiempo que yo se baja el del coche de al lado (y esto no es un anuncio de coches). Me dirijo a la puerta que tengo enfrente y es cuando oigo la voz áspera de este señor.

  • Hola, ¿qué buscas?
  • Hola buenos días, soy Pablo Jaén de Rentokil, LA empresa de control de plagas, y quería…
  • Nada, nada, eso ya lo tengo contratado, no me hagas perder el tiempo. (me interrumpe)
  • Bueno pero si no me ha dejado ni presentarle la empresa.
  • Pero es que estoy muy bien, ya me lo hacen unos que me hacen todo lo de sanidad y me miran todas las cosas.
  • Nosotros somos bastante diferentes de todos los que “hacen lo de sanidad y miran todas las cosas”.
  • Ya pero antes tenía otra empresa y terminé escaldado y con estos no he tenido problemas.
  • ¿Cuánto tiempo lleva con ellos?
  • Cinco años
  • Mire, en cinco años el técnico de servicios se acostumbra a venir a las mismas instalaciones y su trabajo técnico acaba siendo una rutina hasta tal punto que pasa por alto algún que otro problema. ¿Quiere que le haga una inspección gratuita y de ese modo le diga lo que le deberían de reforzar o si tiene algún problema que haya pasado por alto? Luego si quiere puede incluso decírselo a ellos y que vengan a solucionarlo pero yo puedo ver las instalaciones de manera distinta.
  • Mmmm… NO, que estoy muy bien así, si aunque seas más barato no voy a cambiar.
  • Si no es por dinero, es por calidad. Nosotros somos la empresa más grande de mi sector y tenemos sistemas adaptados para todo tipo de plaga. (le digo mientras saco mi tarjeta y se la intento entregar en mano)
  • Que no me interesa (y no hace el menor gesto de coger la tarjeta, este hombre pretende dejarme con el brazo extendido)
  • Bueno si alguna vez tiene un problema en sus instalaciones (y mientras hago un gesto rápido con el brazo izquierdo en dirección al interior y él gira la cabeza hacia allí, le meto mi tarjeta en el bolsillo de su camisa) me llama, que ya verá como aunque no quiera ahora, sí que me contrata cuando vea como trabajamos.
  • No te voy a llamar.
  • Puede ser pero han pasado diez segundos y todavía no ha tirado mi tarjeta.
  • La verdad solo por la insistencia me la guardo, pero no te voy a llamar.

11:30 A.M. – Llego a la oficina después de hacer alguna prospección por los polígonos del centro de Elche, pero la crisis ha hecho mella y los pocos negocios que quedan no me atienden. Me da tiempo a solucionar un papeleo con Luís antes de irme con Álvaro a ver las instalaciones que vamos a fumigar.

13:45 P.M. – Comida, risas, y desahogo con mis compañeros de trabajo en un bar nuevo (la carne estaba buenísima, pero no sé si se referían a la del plato o a la de la camarera). Esquivo un par de miradas asesinas de mi jefe, pero a la tercera me clava sus ojos y hace la pregunta: ¿vas a firmar el contrato que tú y yo sabemos? Eso espero, digo, eso espero.

15:00 P.M. – Me siento delante del ordenador en la oficina, termino de preparar los documentos del contrato de fumigación que he traído firmado y lo entrego en oficina para que lo metan en el sistema. Hago un par de llamadas y me voy.

16:15 P.M. – Hay un accidente en la autovía, llevo diez minutos parado, cuando se me enciende la bombilla y recorro los mil metros que me separan de la siguiente salida por el arcén para escapar del embotellamiento. Vaya soy un innovador, me siguen 5 coches y un guardia civil viene corriendo haciendo gestos de que o me paro o dispara. Paro el coche, le explico a ese uniforme verde que estoy trabajando y que al parecer podemos desatascar la autovía si nos desvían por la salida, se me queda mirando y decide que es la mejor opción.

18:00 P.M. – Mi última visita del día, voy a ver ese problema de carcomas y a ver si puedo firmar otro job más.

20:00 P.M. – Llego a casa, la última visita no ha sido muy fructífera, toda mi explicación biológica del Hylotrupes bajulus ha quedado en que por ese precio mejor se compra insecticida y lo intenta hacer él. Voy a enviar un par de mails a ver si consigo por esta vía presionar para que me firmen algún contrato más, tengo pendientes diez contratos que solucionarían la pérdida en cancelaciones del mes pero la gente está mas callada que un muerto en un funeral.

21:24 P.M. – Os termino de escribir esto para compartir con todos vosotros el estado de ataque de nervios en el que me encuentro, seguro que a más de uno le suena.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *