¿Existen los escarabajos - arañas? ¿Qué son? | Desinfestados

¿Son escarabajos o son arañas?

    

rentokil spider_beetleEn este artículo vamos a hablar, creo que por primera vez en este blog, de unos invertebrados llamados comúnmente escarabajos – araña y que pertenecen a la subfamilia Ptininae. Y desde luego tienen su interés en cuanto al control de plagas se refiere como veremos un poco más adelante.

La primera pregunta que nos viene a la cabeza es, ¿Son escarabajos? ¿O son arañas? Por definición no pueden ser ambas cosas a la vez, ya que todos sabemos que los insectos y los arácnidos son seres vivos distintos en muchos aspectos. De entrada los insectos tienen seis patas y las arañas ocho. ¿Qué son entonces los escarabajos – araña?

Pues bien, son definitivamente insectos. Coleópteros para más detalles. Y concretamente de la familia Anobidae (si, si, de esa gran familia a la que pertenecen algunos insectos de la madera como Anobium punctatum y también de los alimentos como Stegobium paniceum).

Entonces, ¿por qué se les llama escarabajos – araña? La razón está claramente relacionada con su aspecto físico. Tienen el cuerpo muy redondeado, con tres largos pares de patas y un par de antenas igualmente largas.  Con todo ello, su apariencia asemeja al de una pequeña araña. Algunas especies de escarabajos – araña pueden volar.

Estos escarabajos, conocidos como ptínidos, son polífagos y carroñeros, y aunque no son de las plagas principales con las que nos podemos encontrar en el día a día, sí que pueden cruzarse en nuestro camino ya que pueden localizarse en despensas, bodegas, zonas de basuras, museos, almacenes, cuevas y otras áreas donde pueda haber animales como aves y roedores. Se ven involucrados en infestaciones de numerosos alimentos como frutos secos, cacao, cereales y otros productos como piel de animales y plumas, ya que se desarrollan y reproducen si están presentes estos alimentos y materiales en condiciones de conservación no demasiado buenas (alteraciones por humedad principalmente).

Existe una gran cantidad de géneros y especies, si bien sólo unas pocas tienen algún interés en cuanto al control de plagas. Gibbium Psylloides, Ptinus fur y Mezium americanum son 3 de las especies más habituales con las que tenemos que lidiar en algunas ocasiones.

Su tamaño es relativamente pequeño (no sobrepasan los 4,5 mm) y su actividad normalmente es nocturna, por lo que no se hacen demasiado visibles a ojos no acostumbrados a localizarlos. Su presencia en los alimentos es normalmente indicativa de una mala conservación de éstos.

Se ciclo biológico depende, como en la mayoría de los insectos, de las condiciones ambientales (humedad, temperatura, presencia de alimentos). Este tiempo es muy variable también dependiendo de la especie que se trate. Sus larvas, con forma de “C” característica, construyen una pupa con el material que las rodea de la que finalmente emergen los adultos.

Su control radica, como en otros muchos casos, en determinar en primer lugar la especie concreta implicada y en descubrir el foco de infestación para después proceder a su eliminación (esta tarea no es fácil y requiere una inspección bastante detallada ya que, cómo hemos visto, pueden encontrarse en numerosos lugares infestando varios alimentos y materiales distintos). Su presencia en nidos de aves y roedores es también muy típica.

Esperamos que este pequeño artículo haya servido para conocer con algo más de profundidad a estos insectos (que no arañas).

Comentarios
  1. Jacinto

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *