Sesión continua...de plagas | Desinfestados

Sesión continua…de plagas

    

sesión-continua-de-plagas-300x200Me gusta el cine. Mi afición por  él y los estudios universitarios que cursé relacionados con el séptimo arte, a punto estuvieron de costarme el repudio de mis amigos, ya que, he de ser sincero, me convertí en un auténtico plasta a la hora de ir al cine y “diseccionar” exhaustivamente la película de turno; así que entre “saltos de eje”, fallos de “racor” (en cristiano, continuidad. Vale, cuando en un plano ves al prota encendiéndose un cigarro y en el plano siguiente, sin ninguna elipsis temporal de por medio, tiene el cigarrillo casi consumido) narrativa fílmica y la teoría del montaje de Eisenstein, lo dicho, a punto estuve de quedarme sin amigos.

Algo parecido me sucedió cuando empecé a trabajar en esto de las plagas, entre lo complicado que era explicar a lo que me dedico (Belén ya nos ha contado su experiencia) y las amplias y explícitas explicaciones  que daba a todo bicho viviente acerca de los hábitos, comportamientos y problemas sanitarios graves que conlleva la presencia de plagas en entornos urbanos e industriales, noté como algunos amigos me daban largas por teléfono a la hora de quedar conmigo.  (Por cierto un día os tengo que contar con todo lujo de detalles cómo se alimentan las moscas….. de hecho ya tengo el título “las moscas y tu pincho de tortilla”)

Puestos a ligar mis dos aficiones, la personal y la profesional, vamos a dar un repasito a algunas películas muy directamente vinculadas con las plagas, y con algunas excepciones, con cierto regustillo a sesión continua de cine de barrio. Podemos comenzar con “Cuando ruge la marabunta” (Byron Hasking, 1954) en donde nuestro bíblico Charlton Heston se las tiene que ver en una hacienda peruana contra un ejército de voraces hormigas gigantes que arrasan todo a su paso. Gigantes, lo que se dice gigantes, eran las hormigas  protagonistas de “La humanidad en peligro” (Gordon Douglas,1954), aquí nuestras esforzadas amiguitas habían sufrido una mutación genética fruto de unas pruebas secretas nucleares en el desierto de Nuevo Méjico, un agente del FBI, un policía local y la todopoderosa US Army será lo único que se interponga en su conquista del mundo (aunque el final no es nada alentador).

“La mosca” (Kurt Neumann,1958) y sus remakes de finales de los 80, también marcó un hito en las historias de ciencia-ficción/terror asociadas a las plagas. Una simple mosca trunca el sueño de la traslación de la materia, en fin tendremos que esperar al Capitán Kirk y al teletransporte de la Enterprise.

Para batalla épica la que libra el protagonista de “El increíble hombre menguante” (Jack Arnold, 1957) contra una voraz araña, en esta ocasión la araña no es que sea descomunal, no, tiene su tamaño normal, lo que ocurre es que el sufrido Scott Carey se topa con una extraña nube radioactiva que poco a poco va haciendo que mengüe, que mengüe, que mengüe, que mengüe……..

Siguiendo con combates de hombre (bueno Mediano) contra arañas nos topamos con “Ella Laraña” en la tercera entrega de “ El señor de los anillos” (Peter Jackson, 2001-2003) menos mal que al exhausto Frodo le quedaba un poco de luz élfica, su espada Dardo y la ayuda de su fiel escudero Sam. (Bueno, vale en la trilogía de Tolkien, Ella Laraña sale en Las dos Torres, pero por razones de montaje, en la peli no aparece hasta El retorno del Rey.)

Starship troopers (Paul Verhoeven, 1997) nos muestra una humanidad militarizada y “pelin” fascistoide en combate brutal y agotador contra una civilización alienígena compuesta por los mas variopintos (y feroces) bichos. También en esta línea (por lo de fascistoide) y con una curiosa lectura sobre el apartheid, la mas moderna District 9 (Neil BLomkamp, 2009) se regodea en la miserable vida que lleva un grupo de refugiados alienigenias con aspecto de cucarachas.

Las Ratas (Antonio Gimenez Rico, 1997), basada en la novela homónima de Miguel Delibes. Un padre y un hijo subsisten en la España rural de la postguerra cazando ratas de agua.

Pero volviendo a esas tardes de sesión continua no podía faltar en este artículo la referencia a la mítica Willard, que aquí la titulamos con el pomposo La Revolución de las Ratas (Daniel Mann, 1971) Esta peli nos cuenta la truculenta historia de un jovenzuelo un tanto especial, que desarrolla una curiosa habilidad para controlar mentalmente a las ratas y conseguir que estas le hagan ciertos trabajitos, como liquidarse a su jefe, por ejemplo. Tuvo su secuela al año siguiente (Ben, la rata asesina) y un remake en 2003. Cine de serie B en estado puro.

Y como me he quedado sin palomitas y además acaban de poner el anuncio de Visite Nuestro Bar y yo soy muy obediente, me marcho en busca de una cervecita fresquita.

Comentarios
  1. Juan Antonio
  2. Anthrenus verbasci
  3. neil
  4. Maria José
  5. Jacinto
  6. Enrique
    • Jacinto

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *