¿Sabes con quién compartes tu cama en San Valentín? | Desinfestados

¿Sabes con quién compartes tu cama en San Valentín?

    

Hoy que es San Valentín en Rentokil nos hemos puesto románticos y hemos decidido hablar de con quién compartimos la cama cada noche, y lo siento por los más cotillas, pero no me refiero a con quién compartimos nuestro corazón, sino a qué seres diminutos pueden estar colándose en nuestra cama sin saberlo: las plagas.

Hay una gran variedad de plagas que puede estar viviendo en nuestro dormitorio y/o nuestra cama sin que nosotros lo sepamos: ácaros domésticos, chinches, pulgas, polillas y escarabajos de las alfombras por poner un ejemplo, que además de arruinar automáticamente la cita más romática, también pueden convertirse en una verdadera molestia si no se consiguen identificar rápidamente, pudiendo llegar incluso a provocar reacciones alérgicas, que suele ocurrir en la mayoría de los casos en los que aparecen estas molestas plagas.

Las chinches y las pulgas pueden picar a personas y animales, y además se reproducen en menos de lo que tardas en buscar en Google una empresa de control de plagas, los ácaros provocan reacciones alérgicas, mientras que las polillas y los escarabajos de las alfombras pueden dañar ropa y otros materiales textiles.

Para evitar la aparición de estos desagradables visitantes, la solución pasa por limpiar la casa con frecuencia, especialmente las zonas donde se pasa más tiempo, como son el salón y los dormitorios (sí, debajo de la cama también hay que limpiar), y evitar que se acumule el polvo. Además, si notáis que al meteros en la cama empezáis a estornudar puede ser que os haya invadido una plaga de ácaros, por ello recomendamos ventilar las habitaciones todos los días y lavar las sábanas con frencuencia porque, ¿con qué frecuencia laváis  las sábanas? Un estudio realizado en Reino Unido mostraba resultados sorprendentes: una de cada ocho personas duerme en sábanas que no se han lavado en un mes. Los resultados son incluso peores entre los hombres: 1,7 millones afirmaba que esperan más de un mes para lavarlas.

Por cierto, a los que sean especialmente sensibles, yo les recomiendo no buscar en Internet “¿con qué frecuencia se lavan las sábanas?”, yo lo he hecho para ver qué encontraba y solo os diré que menos mal que cuando lo he hecho no había desayunado todavía.

¡Feliz San Valentín!

La imagen que acompaña a este artículo ha sido publicada bajo licencia Creative Commons y pertenece a moonlightbulb.

Comentarios
  1. pikolin

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *