Románticos felinos, diminutos y voladores, se esperan en Andalucía | Desinfestados

Románticos felinos, diminutos y voladores, se esperan en Andalucía

    

A punto de cumplir una década en España y tras haber visitado Baleares, la Comunidad Valenciana y la Región de Murcia, desde su entrada en la Península por Cataluña, en Andalucía ya está todo preparado para recibir, más temprano que tarde, al mosquito tigre. Este insecto, más propio de las selvas tropicales asiáticas que del mediterráneo clima español, ha demostrado no tener problemas de adaptación. Llegó a nuestro país por tráfico terrestre en 2004 (paradójico tratándose de alguien que posee alas) infundiendo el miedo a su paso.

A sus espaldas, el Aedes albopictus trae una importante amenaza para la salud pública. Y es que la ferocidad de su segundo nombre no parece ser en vano, ya que al mosquito tigre se le atribuye la transmisión de enfermedades tan temidas como el dengue o la fiebre amarilla. No obstante, no es cuestión de alarmar, aunque es un buen vector de estas enfermedades, por el momento no se ha detectado su transmisión en España, pero sí que tenemos que estar alerta. Así se hallan los mecanismos de gestión de riesgos de especies invasoras en Andalucía.

El mosquito tigre, activo durante las 24 horas del día, los ataques se producirán preferentemente en los exteriores presentando un patrón diurno con máximo crepuscular. Y claro está, el Sol de Andalucía es muy goloso. Demostrado queda en este blog que los insectos son muy listos y haciendo gala de su inteligencia, no tardarán en mudarse a esa región que definen de única. Por ello, en el Sur de España está todo preparado para darles la bienvenida.

Aunque no existen evidencias y aún no se ha detectado ningún ejemplar del mosquito tigre en ninguna de las ocho provincias andaluzas, ‘más vale prevenir que curar’. Más aún, cuando lo que habría que curar sería la picadura de uno de estos insectos, que aunque va de romántico amante de los rosas del crepúsculo son más bien depredadores, al modo de los felinos más grandes del mundo al que le copian la denominación, a pesar de tener un tamaño infinitamente menor.

El mosquito tigre, además, es más urbano que rural. Al contrario que las otras especies de estos molestos chupadores de sangre, el Aedes albopictus se desarrolla y se aloja en estancamientos de agua más ligados a la actividad humana que a las lluvias y las mareas. Por ello, los expertos en la extinción de plagas de Rentokil recomiendan, al fin de evitar cualquier foco de esta especie, renovar estos sitios donde el agua permanece estancada y realizar inspecciones programadas regularmente para evitar la recurrencia de las plagas de mosquitos.

Los técnicos cualificados que forman el equipo de Control de Plagas de Rentokil tienen una larga experiencia en acabar con los molestos insectos que suponen un peligro para la salud pública, además de las molestias que pueden causarnos en el hogar y en nuestro negocio. Así, ante cualquier amenaza por parte de los mosquitos, estemos alerta, antes de que salte la alarma, y acudamos a la ayuda de expertos. Ya se sabe, siempre es mejor prevenir que curar.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *