La guerra contra la invasión de roedores comienza en Híspalis | Desinfestados

La guerra contra la invasión de roedores comienza en Híspalis

    

Los vecinos del sevillano barrio de San Jerónimo, cansados de tener que encontrarse cada noche al tirar la basura a los mismos desagradables vecinos, se han levantado y han comenzado una guerra para expulsar del, hasta ahora, tranquilo barrio a los roedores que campan a sus anchas por sus calles y se arremolinan cerca de los contenedores.

Hartos de convivir obligatoriamente con ratas y con el miedo a que la salud estuviera expuesta al peligro que supone una plaga de roedores, estos sevillanos decidieron compartir en la Red su insalubre realidad diaria. Así, bajo el título ‘Nos invaden en San Jerónimo’, dieron a conocer sus problemas con estos bichos de alcantarilla. Y es que a nadie nos gustaría pisar por donde corretean los malafamados roedores.

Ahora bien, no valieron ni las firmas que se recogieron en San Jerónimo, ni la campaña difundida en redes. Las ratas no entienden de burocracia ni del poder de las nuevas tecnologías, así que allí han continuado, vagando a su libre albedrío y sin compadecerse de las personas que desean su marcha.

No es cuestión de soberanía territorial, sino de salubridad. Las ratas pueden transmitir infecciones como la salmonella y la enfermedad de Weil (leptospirosis). Por lo que su peligro para la salud es más que importante. Además, la presencia de estos roedores podría dañar productos almacenados, edificios y contaminar alimentos. No es una cuestión baladí y, por ello, los expertos en extinción de plagas de Rentokil recomiendan actuar con rotundidad. Los raticidas domésticos son una forma barata de acabar con las ratas, pero se necesita un plan de desaratización para mantener lejos de nuestras vidas a los roedores para siempre.

Desde Rentokil también nos dan algunas pistas para dilucidar la posible llegada de ratas a nuestros hogares, negocios o ciudades:

  • Olor  a amoniaco que se hace especialmente fuerte en las zonas cerradas.
  • Rastro de mordidas y deterioro de mercancías, alimentos o enseres almacenados.
  • Excrementos.
  • Presencia de material para la creación de nidos.

Atendiendo a estas recomendaciones es fácil detectar a las ratas con antelación para actuar contra ellas y evitar daniñas y peligrosas plagas.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *