Rentokil…The most important company for me???? | Desinfestados

Rentokil…The most important company for me????

    

Esta mañana un hombre me ha hecho una pregunta que me ha dado mucho que pensar mientras le convencía de que nos contratase para eliminarle un problema de termitas.

De pronto dicho sujeto se pone serio y me dice: ¿La empresa, qué es, de tu padre? Como hablas tan bien de ella…

La pregunta ha llevado mi mente a dos puntos, el primero es que si Rentokil fuera de mi padre… ¡anda que iba a estar yo pateándome la calle, buscando cucarachas en un bar lleno de mugre o permitiendo que un perro se desahogue en mi pierna mientras el dueño de un chalet con problema de ratas me dice “no hace nada es que es muy juguetón”!

El segundo punto ha sido una reflexión psico-técnica, profunda, más profunda aún que la hucha de un obrero en Agosto. ¿Qué es para mí Rentokil?

Junio de 2005, calor, llego a casa y mi madre cual Santa esperándome para hacerme la comida.

  • Nene, ¿qué tal la entrevista? ¿te dan el trabajo?
  • No sé madre, la verdad es que un tipo bajito y calvo con cara de buen hombre y que me ha caído bien me ha dicho que por él me contrataba ya, pero que tenía que verlo con su jefe.
  • ¿Merece la pena el trabajo?
  • Parece una empresa importante, sueldo bajo pero ya lo arreglaré con incentivos y horas extra y por lo menos es un curro de lo que he estudiado madre, ves como el módulo de pantanos y piscinas como dice mi hermano ha servido (también denominado Ciclo Superior de Salud Ambiental).
  • Bueno, bueno, ya verás cómo te contratan, ahora siéntate que te pongo las lentejas.
  • Joder mamá ¡que estamos en Junio! Me vas a matar por un golpe de calor con estas comidas…
  • POS ES LO QUE HAY!!!!!

Esa misma tarde Luis de Frutos (sí, el tipo bajito y calvo con cara de buen hombre) me llamó para decirme que su jefe me quería ver. Me entrevistó Enrique Corella y ¡a currar!

Desde entonces, con una pausa de un año de la cual quizá hable otro día (tranquilos, no me fui a cuidar monos, ni a O.T.) siempre he pensado inconscientemente que mi sitio estaba en Rentokil. Pero, ¿qué significa para mí esta empresa?

Rentokil para mí puede que sea levantarse por la mañana, encender el ordenador en casa para ver si ha llegado ese contrato ansiado por mail y ver un mensaje de Alain Van Lidth De Jeude promocionado el viaje de los mejores vendedores mediante un vídeo con mujeres brasileñas medio desnudas y salir a la calle queriendo vender cien mil euros de un contrato para ir a Río.

Puede ser estar en una calle pelándote de frío esperando a un Chino que no llega para venderle un contrato de 300 euros y que una ráfaga de aire le levante la falda a la chica que pasa por la otra acera y te alegre la espera.

Puede ser tener el coche aparcado en la acera de tu propia oficina, salir del almacén con Luis para visitar a un cliente y poner cara de tonto mientras ves un triángulo naranja en el suelo en el sitio donde debería estar tu coche.

Puede que sean las risas posteriores a ver a un compañero arrodillado cual novio pidiendo matrimonio, en la mesa de tu jefe mientras hablan acaloradamente de un problema en un cliente.

Puede que sea el picudo rojo, la legionella, el CAT, las termitas o los trabajos antiposamiento de palomas que quieres venderle a ese Ayuntamiento.

Puede ser morirte de asco al ir a vender un contrato cerca de la playa y ver por el paseo a un tipo vestido con tanga, sí, solo con tanga, patinando como si Alicante se hubiera convertido en Miami.

Puede ser ese técnico que te echa un cable y pasa una referencia cojonuda que te ayuda a llegar al incentivo del mes.

Puede ser fumarse un cigarro con tus compañeros mientras imagináis superhéroes con los nombres de tus clientes.

Puede ser ese viaje al que fuiste con la empresa y flipaste al oír a tu Director General cantando ópera mientras imaginas cuál de los asíntentes te seguiría si te empiezas a marcar un rap.

O puede que sea ver la cara de ese guiri al que le explicas en tu inglés de barrio chungo cubano que te tiene que contratar porque tiene la palmera hecha un mistos.

Puede que sea un factor que haga que esté tranquilo en esta empresa, tener un ingreso cada día 27 ayuda bastante, o un conjunto de ellos,  pero lo que tengo claro es que esta empresa significa para mí que soy un profesional en esto, que cada día intento hacer mi trabajo lo mejor posible para que el trabajador 22008 deje de ser un número y a la vista de los demás sea Pablo el comercial que dejó esto escrito y os arrancó a todos una sonrisa.

Dedicado a todos los que hacen posible que me ría aunque las cosas no salgan bien los meses grises.

Comentarios
  1. Belén
  2. Jacinto Diez
  3. Pedro
  4. Pablo Jaén
  5. Ana Carmen

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *