¿Qué pasaría si…? | Desinfestados

¿Qué pasaría si…?

    

Qué pasaría si no hubiera control de plagas?¿Qué pasaría si un día llegásemos al trabajo y nos diéramos cuenta de que nos hemos dejado el móvil en casa? Seguro que más de uno/a se habría percatado antes de salir de casa o, incluso, otros llegarían a dar botes de alegría al tener una excusa por no contestar. ¿Y qué pasaría si se apagasen todos los semáforos de una gran ciudad? El caos reinaría, los más prudentes al volante lucharían con los más agresivos y los atascos serían aún más kilométricos de lo que ya son habitualmente. Pero, ¿qué pasaría si no existieran los controladores de plagas?

Bajo esta idea, la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (Anecpla) ha elaborado un spot publicitario con el hashtag #QuéPasaríaSi para concienciarnos de la importancia de la labor diaria de nuestros compañeros. Y es que controlar una especie invasora es fundamental para evitar no solo que su infección se expanda aún más, sino que termine por acabar con nuestros cultivos, plantas, hogares y, aún más, afectando a nuestra propia salud.

Porque erradicar una plaga de termitas, carcomas u hongos de pudrición no solamente significa proteger un patrimonio artístico y cultural que ha perdurado con el paso de los años, sino también evitar su deterioro para que generaciones futuras puedan disfrutrarlo al igual que nosotros. Pero los xilófagos también pueden acabar con las viviendas de millones de personas, muchas de ellas con estructuras y muebles de madera que están expuestas a un riesgo de infección. De ahí la importancia de una pronta actuación por parte de profesionales del control de plagas para evitar un mal mayor.

Ni que decir tampoco de los roedores, palomas, cucarachas y otros pequeños insectos que, además de una presencia molesta para muchos, son foco de infecciones para los seres humanos y los alimentos. Y aún peor si cabe si tenemos en cuenta bacteroas como la legionella, transmitida a través sistemas de refrigeración, piscinas, sistema de riego,…

Respirar aire puro, salir a dar un paso, abrir las ventanas o hacer picnic sería totalmente imposible. ¿No te lo crees? Mejor que lo veas por ti mismo:

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *