¿Qué pasa en Extremadura con las cucarachas? | Desinfestados

¿Qué pasa en Extremadura con las cucarachas?

    

Teatro de MéridaEl  Observatorio Regional de Plagas de Rentokil Initial aterriza en Extremadura y ¿qué nos hemos encontrado? Con #cucarachas, que han aumentado su incidencia un 10% respecto al año anterior. Le siguen en este particular ranking los insectos de la madera y los roedores, muy aficionados no solo al queso Gruyere sino también al de la Torta del Casar.

Si analizamos los datos de 2014, comprobamos que las cucarachas no solo lideran el ranking de plagas extremeño, sino que las infestaciones de plagas de cucarachas en Extremadura superan en más de diez puntos a la media de infestaciones en España. Es decir, que el porcentaje de plagas de cucarachas en Extremadura es muy superior a la media de infestaciones de estas plagas a nivel nacional. Pero esto no lo decimos nosotros, si no las 2.319 consultas de extremeños que ha recibido nuestro departamento de atención al cliente.

En Rentokil estos resultados no nos sorprenden en absoluto: las cucarachas proliferan muy fácilmente en casi cualquier circunstancia y la clave está en detectarlas a tiempo y acudir a profesionales en este tipo de tratamientos ante el menor síntoma de infestación. Recordemos que las cucarachas no sólo es un problema “estético” si no de higiene: además de controlar a unos huéspedes incómodos, hay que cuidar nuestro bienestar, ya que muchas de las plagas pueden provocar consecuencias dañinas sobre la salud, por lo que siempre son necesarios tratamientos de choque y prevención con el fin de evitar “nuevas prospecciones” de estos adorables insectos.

Volviendo al tema de su apalancamiento en tierras extremeñas, y teniendo en cuenta los 40º de media que sobrellevan a sus espaldas sus valientes habitantes en verano o los 20º en invierno, no es de extrañar que estos adorables bichos se multipliquen por sus llanuras, junto con los insectos de la madera y los roedores por ese increíble patrimonio que tiene esta Comunidad, cuna además de grandes conquistadores. Por tanto, a falta de un Pizarro o un Hernán Cortés para atacarlas, recurramos a los expertos, como los de Rentokil. ¡Y a por ellas! ¡Ánimo extremeños!

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *