Prohibido dar de comer a las palomas | Desinfestados

Prohibido dar de comer a las palomas

    

Las palomas hoy en día forman parte del paisaje de la mayoría de ciudades, todos conocemos un lugar emblemático en nuestra ciudad donde la gente va a dar de comer a las palomas: la plaza de la Merced en Málaga, la plaza Catalunya en Barcelona, la plaza del Pilar en Zaragoza…Y la mayoría de nosotros seguro que ha corrido detrás de un grupo de palomas para espantarlas, ya lo dijo Miki Nadal en su monólogo, es una de esas “Cosas inevitables”.

A pesar de eso, los ayuntamientos parecen cada vez más concienciados sobre lo perjudiciales que pueden llegar a ser estas ratas del aire, recordemos que pueden propagar algunas enfermedades como la ornitosis y la salmonella.

El caso es que los ayuntamientos están cada vez más preocupados por los desperfectos que los excrementos de las palomas ocasionan en los edificios, sobre todo aquellos edificios de importante valor artístico y cultural.

Por tanto la mayoría de ayuntamientos ha decidido impulsar una medida antipalomas que tiene sus partidarios y sus detractores: la prohibición de dar de comer a las palomas bajo pena de multa. Y es que aunque es una práctica que mucha gente defiende, yo lo sigo viendo desde la perspectiva del control de plagas, y es que a mí no se me ocurriría darle de comer a otras plagas, sino imagináos que os encontráis una plaga de cucarachas o de chinches en vuestra casa y en lugar de intentar acabar con ella, os dedicáseis a a alimentarla…

La primera ciudad en introducir esta medida fue Barcelona con el objetivo de controlar la población de palomas existente. Otras ciudades que se unieron a ella fueron: Zaragoza, Castellón, Sevilla y Málaga, donde una mujer ha sido multada con 3.756 euros por alimentar a las palomas que revoloteaban alrededor de su edificio.

Fuera de nuestras fronteras, otras ciudades han prohibido esta actividad también, no está permitido dar de comer a las palomas en Trafalgar Square en Londres ni en la Piazza de San Marco en Venecia, y es que yo creo que no existe ningún turista en el mundo que haya hecho una foto en esos lugares sin que apareciera también alguna paloma.

Así que ya sabéis, la próxima vez que veáis un grupo de palomas, pensáoslo dos veces antes de darles de comer y tened en cuenta la ciudad donde os encontréis, vaya a ser que os ganéis una multa…

Comentarios
  1. Anthrenus verbasci
  2. juan ignacio otegui
  3. Belen
  4. Sonia
    • Jacinto

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *