¿Por qué los primates escogen los insectos así? - Desinfestados

¿Por qué los primates escogen los insectos que comen?

    

200329404-001La comida de insectos es un tema candente en las noticias y, por supuesto, también en Desinfestados. Hace algunas semanas mi compañera Belén narraba aquí la anécdota que aconteció cuando, en plena campaña del Pestaurante de Rentokil, pidieron los permisos necesarios para traer la dieta de los insectos a pie de calle. Y, por mucho que pueda repugnarnos la idea a los menos atrevidos en el mundo gastronómico, lo cierto es que hay bastante gente que sí está dispuesta a probar estos variados manjares.

De hecho, son muchas las culturas que ingieren insectos fritos o crudos como parte de su dieta habitual. No hay más que ver algunos pueblos de Asia y Sudamérica que tienen una especial consideración por estos pequeños seres. Quienes lo han probado afirman que muchos recuerdan en textura y sabor a alimentos tan introducidos como las ancas de rana, el pollo o los frutos secos, y los valores nutritivos que se le atribuyen están llenos de hidratos y bajo nivel de grasa

Ahora, un estudio realizado en el Parque Natural de Tanzania a cargo de biólogos revela que los chimpancés basan una parte muy importante de su alimentación en la ingesta de termitas y de hormigas, incluso abren la vía de que nuestros ancestros primates también lo consumían. Esta conclusión establece la posibilidad de que el consumo de insectos no fue tan extraño como lo podemos ver en nuestros días, sino que hubo un cambio de hábitos en un momento dado.

Los científicos, tras haber seguido a varios grupos de chimpancés en su hábitat natural durante días, se impresionaron al ver los primates dedicaban largas horas al día (hasta cuatro horas) en la búsqueda y captura de termitas y hormigas en sus hogares en lugar de emplearlo en buscar alimentos más sencillos, como frutas o carne. Los primates, acompañados de sencillas herramientas, acorralaban los termiteros y hormigueros y se dedicaban a seleccionar cuidadosamente los ejemplares justo antes de zampárselos.

Y aquí es donde comienzan las dudas de los estudiosos, ¿qué hace que un primate escoja uno u otro insecto en su proceso de alimentación? ¿Por qué le dedica tanto tiempo a su captura en lugar de buscar alimentos más sencillos de obtener? Quizá no sea tan descabellada la idea de que los insectos aportan un valor nutricional muy importante en nuestro día a día. Por si acaso, permítanme que siga desayunando mi tazón de cereales.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *