Por qué la legionella afecta a algunas personas y a otras no

    

En los últimos días se han publicado en los medios de comunicación diversas noticias sobre el brote de legionelosis surgido en Móstoles, y desde Rentokil queríamos simplemente aclarar una serie de dudas que se han planteado y sobre las que parece haber un poco de confusión.

Con respecto a las dudas que se plantean sobre el origen del brote de legionelosis de Móstoles, creemos conveniente incidir en el aspecto de por qué no todas las personas que han estado expuestas a los aerosoles de los equipos clausurados, se han visto afectadas por la bacteria.

Más concretamente, nos referimos a las dudas que plantean los trabajadores del restaurante.

Basándonos en el documento “GUÍA TÉCNICA PARA LA PREVENCIÓN Y CONTROL DE LA LEGIONELOSIS EN INSTALACIONES”, editada por el Ministerio de Sanidad en 2007. En el punto 4 del capítulo 1 habla del Mecanismo de Transmisión de la infección por Legionella, y dice lo siguiente:

La transmisión de la infección se realiza por vía aérea mediante la inhalación de aerosoles o gotitas respirables (menores de 5 μm) que contienen Legionella y también por microaspiración de agua contaminada. La permanencia de los aerosoles en el aire es corta, ya que presentan una escasa resistencia a la desecación y a los efectos de la radiación ultravioleta. Los aerosoles no alcanzan grandes distancias –unos 200 m- pero se han descrito distancias de hasta 3 Km e incluso 28 Km. La legionelosis no se transmite al beber agua, ingerir alimentos, de persona a persona, ni de animales a personas, ya que no se conoce la existencia de reservorios animales conocidos.

Podemos decir que la legionelosis es una enfermedad oportunista, dado que excepcionalmente se presenta en personas sanas en las que puede producir infecciones asintomáticas. Para que se produzca infección en el ser humano se tienen que dar una serie de requisitos:

  • Que el microorganismo tenga una vía de entrada a la instalación.
  • Que se multiplique en el agua hasta conseguir un número de microorganismos suficientes como para que sea un riesgo para personas susceptibles.
  • Que se disperse en el aire en forma de aerosol a partir del sistema.
  • Que sea virulento para el hombre.
  • Que individuos susceptibles sean expuestos a aerosoles con la cantidad suficiente de Legionella viable.

La enfermedad no se produce cuando el inóculo es muy bajo y la defensa celular está intacta; ante el fracaso de cualquiera de los dos mecanismos la enfermedad es más probable. En casos en que la salud esté comprometida, la susceptibilidad del huésped aumenta.

Son factores de mayor riesgo de padecer la enfermedad:

Tratamiento inmunodepresor (terapia antirrechazo en enfermos transplantados, en especial con glucocorticoides).

Transplante de órgano (riñón, corazón, hígado y pulmón).

– Presentar una patología de base como:

  • Neoplasias
  • Diabetes
  • Quimioterapia
  • Insuficiencia renal terminal

Son factores de riesgo moderado:

– tener más de 65 años

– ser fumador

– padecer una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

– insuficiencia cardiaca

– alcoholismo

– ser varón

De esta forma se puede entender que los trabajadores del establecimiento no se hayan visto infectados, ya que esto evidenciaría que son personas que gozan de buen estado general de salud. Al parecer, las 2 personas fallecidas hasta el momento a causa del brote presentaban múltiples patologías, según afirman fuentes sanitarias.