Las palomas son una de las plagas más molestas en ciudades

Palomas: uno de los pocos animales que se adaptan a la vida urbana.

    

Palomas en ciudadesLa naturaleza y las grandes ciudades definitivamente parecen ser dos cosas incompatibles. El crecimiento de las ciudades conlleva a la falta de espacio verde y la contaminación que, a su vez, componen un escenario que no es propicio al estilo de vida de los animales. Y, aunque hoy observemos la aglomeración de personas en los centros urbanos, durante muchísimos años nuestros antepasados vivieron en armonía con la naturaleza.

Y si la naturaleza es algo tan increíble que nos brinda una gran diversidad de fauna, cómo puede que haya tan pocas especies que se adapten al ritmo de las ciudades, salvo que estén en un zoológico? Apenas unas pocas tienen la capacidad de sobrevivir bien en los ambientes urbanos. Es también curioso notar que algunas de ellas no solo se adaptan, sino que se reproducen con tanta facilidad y tan rápidamente que llegan a estar a punto muchas veces de convertirse en plagas, si no lo han hecho ya. Las palomas son un buen ejemplo, entre todas las especies de aves que existen en el mundo, ellas destacan por su superpoblación en las grandes ciudades.

Según indica un estudio del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la razón para la adaptación se basa en una estrategia con relación a la elección de dónde poner los huevos. El estudio revela que las palomas resisten al ritmo de las ciudades por no poner todos los huevos en el mismo nido.

De todas formas, lo que sabemos es que el incremento de las poblaciones de palomas se ha convertido en un problema que comparten ciudades de toda Europa. En el momento en el que el número de aves se multiplica, también se multiplican los problemas. Para construir sus nidos las palomas recogen y acumulan todo tipo de residuos provocando daños en los edificios, parques y calles, además de ensuciar todo también con sus excrementos corrosivos y sus restos orgánicos. Entre las principales consecuencias para la salud está la trasmisión de enfermedades pues las palomas pueden provocar hasta más de 40 tipos distintos, entre ellos, la salmonelosis, la colibacilosis, el criptococosis,…etc. Por todo esto, entre los científicos especializados en el control de plagas y entre los que no lo somos, las palomas son conocidas como ratas voladoras o con alas.

Las palomas son consideradas una plaga difícil de combatir, y las técnicas que se usan son de lo más diverso. En algunas zonas afectadas por esta plaga, es común observar bolsas de plástico y cd´s en las terrazas o balcones de las casas para intentar ahuyentar las palomas. Recientemente el ayuntamiento de Guadalajara ha trasladado cuatro pollos de halcón a la ciudad con el objetivo de que controlen de forma natural la población de palomas. Sin embargo, esta no es una opción efectiva en todos los ambientes, sirve solo en espacios abiertos en los que no hay muchos edificios alrededor. Si tenéis el mismo problema con las palomas, no hace falta que os compréis un halcón, y tampoco os desesperéis! Rentokil dispone de una amplia variedad de sistemas antipalomas para poner en marcha en función de las características del lugar donde necesiten ser instalados y de la gravedad de la plaga.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *