Palomas en Barcelona | Desinfestados

Palomas en Barcelona

    

Palomas en Barcelona | DesinfesadosLa ciudad de Barcelona hace años que está ocupada por las palomas. Paseando por algunas zonas de la ciudad condal nos damos cuenta de la degradación y daños que está sufriendo la ciudad.

Barcelona es una ciudad de aproximadamente 100 km2 y de la cual unas  dos terceras partes están edificadas. Las ciudades en general, permiten por sus características el establecimiento y anidación de estas aves. Pero en el caso de Barcelona además tenemos que añadir al igual que en otras grandes ciudades su arquitectura específica.

La arquitectura de la ciudad transcurre desde la época medieval a la ciudad moderna.

La antigua ciudad medieval amurallada de Barcelona es lo que hoy podemos disfrutar como barrio gótico. Las murallas de Barcelona permanecieron en pie hasta el año 1854, año en  que debido a la presión demográfica de la ciudad fue demolida para iniciar la urbanización de la nueva Barcelona.

Se encargaron dichos trabajos al ingeniero Ildefons Cerdá que empezó a darle su forma actual con el proyecto del llamado Eixample  (ensanche de Barcelona) y que construyó una ciudad delimitada en una cuadrícula formada por las manzanas de edificios que daban lugar a jardines interiores.

En la urbanización de Barcelona hay que sumar la arquitectura modernista de Gaudí, Domenech i Montaner, Josep Puig i Cadafalch, que edificaron edificios como La Sagrada familia, El Hospital de Sant Pau, El Parque Güell, la Casa Macaya y un largo etc, de sorprendentes y singulares edificaciones que dieron personalidad a nuestra ciudad.

Todas estas edificaciones mencionadas anteriormente están llenas de posibilidades para que las palomas puedan adoptarlas como si fuera su hábitat natural. Recovecos, ventanales, tejados de diferentes niveles, zonas ajardinadas, fuentes, estanques y la posibilidad de conseguir alimento hacen que dichas aves tengan una vida bastante cómoda.

Comen todo lo que encuentran o que directamente les dan. Uno de los grandes problemas es que hay gente que alimenta a las palomas, y sobre todo con pan, alimento mayoritario en su dieta y que les aporta pocos nutrientes, y cuyo resultado es la debilidad de las aves  y la aparición de insectos parásitos.

La Paloma Columbia Libia forma según estudios realizados, una colonia formada por unos  250.000 ejemplares, que nos suponen  unas 2.500 por cada km 2. Hay que pensar que se considera un problema  una ocupación de 400 ejemplares por km 2. Este nivel ocupacional representa una gran presión sobre el entorno y una degradación cada vez mayor del mismo.

Barcelona, debido a que es una ciudad costera, también tiene una colonia importante de  gaviotas. Aun siendo estas unos de sus depredadores naturales, no representan más que una simple anécdota ya que su crecimiento de palomas continúa en progresión. Las acciones de caza realizadas por las gaviotas no han influido en su disminución.

Unas de las razones que hay que tener en cuenta, es que las gaviotas tienen a su disposición zonas donde poder alimentarse sin necesidad de cazar, zonas como los vertederos de basuras del extrarradio de la ciudad que presentan un número ingente de gaviotas alimentándose durante todo el día. Vertederos situados a 50 km de la ciudad están ocupados por  bandadas de gaviotas buscando en la basura cualquier resto que sirva para tal fin.

También se han reintroducido otro depredador natural que antiguamente era habitual en la ciudad de Barcelona y este no es otro que el halcón peregrino. Las últimas parejas desaparecieron en el año 1975 ya que la legislación de aquel entonces permitía que pudiera ser eliminado. Este hecho también ha contribuido al asentamiento de la colonia de palomas. En 1999 se inició un proyecto de reintroducción de dicha rapaz y actualmente son varias parejas que se han instalado en la ciudad condal y su área metropolitana.

El problema de las palomas en la ciudad condal nos presenta retos de difícil solución. Yo creo que solo con una acción global compuesta de una concienciación ciudadana, el aprovechamiento de depredadores naturales y acciones físicas específicas encaminadas a no permitir su establecimiento y nidificación, nos pueden llevar a la larga a un control más efectivo de las palomas en Barcelona.

Francesc Calle

La imagen que acompaña a este artículo ha sido publicada bajo licencia Creative Commons y pertenece a Mauro Edmundo Pedretti.