Ordenanza de Protección de Salubridad Pública | Desinfestados

Ordenanza de Protección de Salubridad Pública

    

175744029El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado una nueva Ordenanza de Protección de Salubridad Pública en la ciudad. Tiene una doble intención: actualizar las ordenanzas vigentes y adaptarlas a los cambios legislativos acontecidos y desarrollar aspectos concretos no considerados hasta el momento en la normativa municipal. A continuación compartimos con vosotros los capítulos en los que se trata de regular, por primera vez, los requisitos de salubridad y control de plagas para los inmuebles.

Insalubridad pública

Para obviar posibles problemas sanitarios es fundamental mantener las ciudades libres de suciedad, condiciones de higiene adecuadas y que se cumplan unos mínimos de limpieza.

En este sentido, la nueva Ordenanza en su  artículo 127 del libro séptimo determina y prohíbe:

  • Los propietarios de parcelas, solares no edificados y edificios con zonas comunes, áreas ajardinadas o infraestructuras propias de servicios, deben mantenerse siempre limpias y en buenas condiciones.
  • Los edificios que estén habitados han de tener un sistema para eliminar los residuos orgánicos y disponer de agua corriente para que los sanitarios funcionen correctamente.
  • Se prohíbe acumular objetos o residuos en parcelas, solares o en el interior de los edificios, siempre que constituyan un riesgo para la salud y la seguridad de los propios vecinos y de los de fincas colindantes.

Control de plagas

Aunque no es suficiente la limpieza e higiene para mantener la salubridad en los inmuebles. Este aspecto ha de combinarse con un correcto control de plagas para que evitar los problemas que puedan derivarse de este fenómeno. La prevención es fundamental para mantener a ralla a las plagas. De ahí los artículos 128, 129 y 131 del libro séptimo:

  • Los sistemas de saneamiento y de alcantarillado serán conservados de manera que se impida el acceso de plagas al interior del inmueble.
  • Las basuras y otros residuos generados, además de cumplir la normativa aplicable en materia de gestión de residuos no generarán riesgos de salubridad y de atracción o proliferación de plagas.
  • Los responsables o gestores de actividades económicas que introdujeran mercancías en el municipio, deberán adoptar medidas específicas de prevención y control de plagas, que alcanzarán tanto a las mercancías como a los medios utilizados para su transporte y almacenamiento.
  • Queda prohibido el depósito o abandono de mobiliario o enseres infectados por plagas.
  • En el caso de las plagas de aves (principalmente palomas), son también los propietarios los que deben responsabilizarse de adoptar medidas preventivas y de mantener bien saneadas las zonas del edificio que puedan verse afectadas por los nidos de estas aves, por ejemplo.

A muchos de nosotros nos resultará llamativo que haya que legislar y castigas acciones que parecen de sentido común. Lo cierto es que no lo son tanto. No todos tiran la basura dónde y cuándo deben o prestan la atención adecuada al transportar mercancía. Una vez más, se trata de pequeños gestos que aplicados al día a día pueden prevenir la proliferación de ratas o cucarachas, entre otros insectos, animales o bacterias dañinas para la salud de las personas.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *