Me llamo… Draculoides Bramstokeri y soy una araña | Desinfestados

Me llamo… Draculoides Bramstokeri y soy una araña

    

Luke, soy tu padre..

Leo, con máximo interés, que la nomenclatura utilizada para nombrar a las nuevas especies que van apareciendo ya sean bichos o como dicen los peques “los monimalitos” siguen su propio código científico.

La biblia de los científicos es el Código Internacional de Nomenclatura Zoológica, en inglés es más conocido como el  ICZN.  A partir de este código los expertos lo que hacen es otorgar un nombre científico a los animales y siguen dos criterios, distinguiendo entre los taxones y los clados de eucariotas.

¡Ya está! ¡Me ha quedado, clarísimo!

¿Cómo? ¿No me entendéis? No me extraña… es un poco difícil de asimilar…

Aquí entre nosotros, lo que hacen los expertos es distinguir entre animales y protozoos; y luego aplicar unas reglas que se basan en otorgar un “latinajo” al nombre, es decir al género, y un apellido que hace referencia a la especie. Ahora que se puede elegir libremente el orden de los apellidos, van los científicos por su cuenta…;-)

Y de aquellos barros estos lodos…

Después de esas bonitas palabras y de contagiaros mi entusiasmo al imaginar cómo de revolucionados andarán los papis de nuestros adorados insectos pensando en dar la bienvenida a sus larvitas, o a su prole… es, cómo al mismo tiempo, estarán afilando sus lápices,- ejem: o desgastando las teclas del ordenador-, los científicos, imaginando nuevos nombres para las posibles nuevas especies que vayan descubriendo.

Si buceáis un poco por internet os vais a encontrar curiosidades tremendamente graciosas y nombres científicos asombrosos.

Hay que echarle imaginación para llamar a una araña, que vive en Australia, Draculoides Bramstokeri; claro que si a la susodicha le encanta chupar la sangre a sus víctimas y su aspecto es raruno…a lo Bram Stoker, pues oiga no le vamos a llevar la contraria.

Siguiendo la estela de los escritores hay una avispa que se llama Goetheana Shakespeari. ¡Madre mía que genios! Menudo rejo tiene que tener la avispa en cuestión, ¡No sabe una si dejarse picar a ver si la inocula una mijita de sabiduría! Jejeje

Hay nombres que se ajustan también a personalidades de la farándula, presidentes de Gobiernos e incluso personajes inventados de conocidísimos films que han triunfado en el séptimo arte.

Os cuento… ¿A qué todos adivináis quién dijo: YO SOY TU PADRE…? Darth Vader. ¡Sí, hombre! En el mundo de los coleópteros aún están aplaudiendo a Agathidium Vaderí por su inconmensurable interpretación del villano de Star Wars. Si buscáis una imagen de este escarabajo del fango observaréis que su cabeza es clavadita al personaje. Y que conste que no es el único personaje de esta saga que ha dado nombre a un insecto, Chewbacca también “bautizó” a una avispa: Polemistus Chewbacca y Han Solo a un trilobite.

¿Beyonce con alas?

¿Beyonce con alas?

Los científicos tienen en los personajes reales una fuente inagotable de recursos para dotar a los insectos de nombres curiosos y simpáticos. Cantantes, actores y políticos como Beyoncé, Harrison Ford o Donald Trump han servido para bautizar a una mosca, una hormiga y una polilla al detectar similitudes con dichas personalidades.

¿Cómo, no sabes cuáles? No pasa nada yo te lo cuento.

La mosca Saptia beyonceae tiene el nombre de la artista americana debido a que la parte inferior del abdomen es de color dorado. Fijaros en esta canción: Bootylicius y entenderéis por qué.

En el caso del aventurero más aguerrido del cine, Harrison Ford, el nombre de la hormiga Pheidole harrisonfordi responde a su defensa a favor de la conservación de la naturaleza.

Lo del último mandatario elegido por los norteamericanos es mucho más fácil de deducir. Se trata de la Neopalpa donaldtrumpi. En cuanto veáis la foto adivinaréis la similitud con la polilla. Como dice un amigo, si no lo veo no lo creo: ¡Ni que fuera una noticia del Mundo Today! Jejeje

Lo que es irrefutable es que los científicos, tienen una fuente inagotable de registros para seguir haciéndonos reír a los amantes de los artrópodos. Y sino me creéis, leed , leed .

Y aunque desde Rentokil trabajamos muy duro para combatir las plagas urbanas e industriales, lo que está claro es que cuanto más conocemos sobre arañas, moscas, avispas, escarabajos, ratas, polillas, termitas, carcomas y procesionaria, más y mejor podemos ofreceros soluciones para que las especies se queden dónde deben estar en la naturaleza y que dejen nuestros hogares y empresas libres de sus consecuencias.

Las pobres no saben lo que hacen ¡Pero nosotros sí! Así es que si descubres algún visitante próximo a ti y no sabes cómo zanjar el asunto, ya sabes,  ponte en contacto con Rentokil Initial y nuestros expertos te guiarán.