La mariposa monarca como fenómeno migratorio extraordinario

Mariposa monarca: un fenómeno migratorio extraordinario

    

Mariposa monarcaSi de primeras nos mencionan a Danaus plexippus, seguramente a la mayoría de nosotros no se nos venga a la cabeza ninguna imagen clara sobre lo que nos están hablando. Sin embargo, si en lugar de este latinajo se hace mención a las “mariposas monarca”, quizá un pequeño halo de claridad se abra paso en nuestras mentes.

En este artículo vamos a tratar de conocer un poquito más en profundidad a la especie de lepidóptero que tanto ha llamado la atención de biólogos de todo el mundo por el extraordinario fenómeno migratorio que realizan algunas generaciones de esta especie. Y esta circunstancia la hace única.

Para empezar diremos que seguramente sea la especie de mariposa más conocida en todo Norteamérica. Pero no pensemos que es exclusiva de allí, pues está establecida incluso en las Islas Canarias y ha llegado a Europa Occidental regularmente aunque no sea su ruta migratoria preferida.

Su capacidad migratoria llega hasta los 4.000 ó 5.000 kilómetros (desde el norte de Canadá hasta México en su ruta más habitual) y el gran número de individuos que se acumulan en los lugares de hibernación es lo que lo hace tan espectacular. La longevidad de las generaciones migratorias, denominadas con el curioso nombre de “matusalén” y sus llamativos colores acentúan aún más el fenómeno natural que constituye esta especie.

Su ciclo biológico no se diferencia mucho del ciclo de otras especies de lepidópteros, con sus sabidas fases de huevo, larva, pupa y adulto. Pero en este caso el factor temperatura es especialmente importante, de tal forma que algunas generaciones emprenden un viaje de dimensiones fenomenales con objeto de encontrar el clima ideal. Así, de agosto a octubre (final del verano) realiza migraciones hacia el sur (México principalmente el estado de Michoacán) mientras que en primavera, tras aparearse, lo hacen en dirección norte (Montañas Rocosas de Canadá y EE.UU).

Su mecanismo de orientación ha sido un misterio durante muchos años, pero diferentes estudios realizados parece que han determinado que sus antenas están directamente implicadas en esta función y que los ritmos circadianos sirvan para corregir su rumbo siguiendo el movimiento del sol.

Los sitios de hibernación se han convertido en lugares de visita obligatoria y en general éstos están protegidos por las autoridades debido a que cada vez se reducen más los espacios donde realizan esta función biológica. Los factores para ello son múltiples y entre ellos se incluyen la deforestación, el uso de herbicidas que afectan a la planta de la que se alimentan, el aumento de zonas urbanas, etc.

Existen generaciones que no migran y como hemos comentado más arriba existen otras migraciones distintas a la principal descrita (por ejemplo las transatlánticas en dirección a Europa Occidental).

Otra característica especial de estas mariposas son sus llamativos colores. Normalmente son indicadores de “peligro” de cara a sus depredadores, pues tienen componentes tóxicos en su organismo. Sin embargo, algunas especies de aves han conseguido adaptarse e inmunizarse a su toxina.

En cuanto a su nombre común, es decir “monarca”, parece que tiene relación con su tamaño (mayor que el de la mayoría de las mariposas).

Para finalizar, según he podido leer y a manera de curiosidad, su llegada a México desde el norte coincide con el Día de los Muertos. La creencia popular es que las mariposas representan las almas de los allegados que han fallecido y que ese día concreto regresan a casa.

Para los que no hayáis visto nunca en ningún programa de naturaleza este fenomenal viaje migratorio os recomiendo que echéis un vistazo a alguno de los vídeos que circulan en la red. Es sencillamente espectacular.

Fuentes: National Geographic y otros medios en la red

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *