Los ratones asesinos de la isla de Gough | Desinfestados

Los ratones asesinos de la isla de Gough

    

ratas | DesinfestadosCuando el equipo de Rentokil recibe la llamada de alerta, raudo y veloz se pone en marcha y cual exterminador de seres no deseados cual Cazafantasmas, pone todo el material preciso, sus amplios conocimientos en la erradicación y control de plagas y sus controles en pos de la efectividad, la rapidez y la calidad del servicio.

Si alguna vez has tenido que vivir una de estas situaciones y te has encontrado con esas extrañas burbujas de atmósfera controlada para el control de termitas o los cebos específicos para ratones, quizás hayas pensado “Vaya cantidad de chismes raros que utiliza esta gente” o “Menudo dispositivo y control que montan en un periquete”. Sí, es cierto, a veces los tratamientos de erradicación de insectos de la madera, roedores o cualquier otro tipo de ser que no es de nuestro agrado puede impresionarnos por el trabajo que lleva detrás. Pero, ¿sabes cuál es la madre de todas las plagas? La que se vivió en la Isla de Gough el año pasado.

La Isla de Gough es un remoto territorio de apenas 65 m2 ubicado en pleno Océano Atlático perteneciente al Reino Unido. Fue descubierto allá por el siglo XVI de la mano de Gonçalo Álvarez, un navegante portugués, aunque el territorio apenas despertó gran interés hasta el XVIII, cuando el Capitán Cough lo reclamó como territorio inglés. Actualmente está protegida por la Unesco, quien la declaró Patrimonio de la Humanidad en 1995 por la flora y fauna que ella contiene, entre ella, unos ratones asesinos que tratan de sobrevivir.

No, no es la próxima película del director de Saw. Son pequeños roedores que, tras la necesidad de alimentos, sobreviven a costa de la caza de aves. El caso es que a estas ratas comunes su alimentación se les ha ido de las manos. Pongamos un ejemplo: dos millones de parejas de aves producen hasta 1,6 millones de polluelos al año (cifras reales hasta hace unos años), pues actualmente dichas aves están en peligro de extinción.

Desde que los ratones llegaran a la isla hace 150 años, no solo se han comido a una importante cantidad de aves, sino que han alcanzado un tamaño más que considerable. De hecho, pueden llegar a medir hasta un 50% más que un ratón normal (hasta unos 27 centímetros de largo, sin contar la cola). La solución del gobierno británico ha pasado por enviar tres helicópteros, un buque, cientos de toneladas de equipo y un grupo de expertos británicos con un fin común: erradicar una de las plagas más espectaculares de toda la historia. Eso fue a finales de 2012, esperaremos para ver los resultados.

Fuente de la imagen: NationalGeographic.com