Los insectos de la madera también van a los colegios | Desinfestados

Los insectos de la madera también van a los colegios

    

Las plagas de la madera también afectan a los colegiosLa vuelta al “cole” no es solo para los más pequeños del hogar, últimamente nos estamos encontrando con varios casos en los que los insectos de la madera se están cebando con varios colegios del país. ¿Qué está ocurriendo? ¿Tienen algo en común estos casos?

Llevamos varios meses recogiendo información en nuestro Mapa de Termitas, señalando en él las ciudades donde ha habido una llamada por infección de xilófagos y donde cualquier usuario puede alertar de su presencia con solo añadir el código postal. Como podéis comprobar, una determinada ubicación geográfica no es indicativa de que la zona sea más propensa a padecer de estas plagas, aunque es evidente que los núcleos poblaciones recogen las mayores cifras.

Si habéis seguido nuestras redes sociales, en las pasadas semanas hemos visto cómo colegios de Vigo (Pontevedra), Peñaranda de Duero (Burgos) o Valdebótoa (Badajoz) han sido atacados por xilófagos. Ciudades tan inconexas entre ellas pero que tienen algo en común en sus infecciones: los tres son edificios con más de medio siglo de historia y se encuentran en zonas cercanas a humedales.

Una vez infectado, los primeros síntomas son evidentes: pequeños agujeros que denotan la presencia de la carcoma en puertas, barandillas o ventanas y desnivelaciones para casos más graves en los que las termitas hacen mella en las estructuras de las construcciones y que ponen en peligro la seguridad de los alumnos. De hecho, no hace falta retroceder mucho en el tiempo para recordar el caso del colegio de Burjassot (Valencia), infectado durante años por las carcomas y que fue declarado como ruina económica ante la imposibilidad de una rehabilitación adecuada.

En la mayoría de los casos, al no ser una infección perceptible exteriormente en un primer momento queda oculta ante la falta de medios o dotación económica que posibiliten una prevención y/o rehabilitación del inmueble. Sin embargo, es fundamental que ante el menor síntoma externo, un experto en el control de plagas se encargue de localizar las termitas y evaluar el procedimiento que acabe con ellas. Si no, puede que al final sea demasiado tarde y, como en el caso de Burjassot, termine por ser más costosa la solución.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *