Las terrazas de verano y el paseo de las ratas | Desinfestados

Las terrazas de verano y el paseo de las ratas

    

terraza de barTímidamente la primavera ha ido mostrando su lado más afable. Hemos tenido días con temperaturas agradables e incluso alguna que otra tormenta que caracteriza esta época. De forma pareja, nos encontramos con que las tardes tienen más luz y el anochecer cada vez se va retrasando más. Parece alguno nimio, pero lo cierto es que nos provoca un sentimiento de positividad entre aquellos que odian salir del trabajo y encontrarse con la noche de frente.

El poder tener mayor número de horas de luz no solo nos permite ahorrar en electricidad, como nos venden con el cambio de horario, sino aprovechar mejor nuestro tiempo libre. Así, comienza la operación bikini junto a las primeras escapadas a la playa, los paseos por las calles del barrio y alguna que otra parada en las múltiples terrazas de bares y cafeterías que abundan por nuestra geografía.

Hasta aquí todo bien. Buena compañía; un buen café, cerveza o lo que apetezca y… ¿Qué hace esa rata correteando? Pues eso es lo que ocurre en la Plaza de las Pastiras de Jaén. En pleno centro de la ciudad, a apenas unos pasos del Museo y la Avenida de Madrid, una de las arteras principales, la plaza es un concurrir constante de vecinos y turistas y los negocios de hostelería están hartos de la situación.

Al parecer, un nido de ratas se ha establecido en uno de los transformadores eléctricos de la zona, desde donde salen al exterior día y noche en busca de comida. Las denuncias de los negocios de la zona y los vecinos de la plaza están más que justificados: no quieren unas ratas paseándose a sus anchas entre las piernas de sus clientes o en las zonas donde juegan los niños pequeños.

Y no solo porque su presencia incomode a muchos, sino porque cualquier mordedura puede conllevar consecuencias mayores, como enfermedades e infecciones, además de que pueden colarse en cualquier resquicio y acceder a los bares y comercios del lugar. Las consecuencias sanitarias son graves, pero también lo son mucho más la pérdida de confianza de los clientes y turistas, quienes sostienen económicamente decenas de negocios.

Por ello, ante una situación así no lo dude, más vale poner remedio tanto dentro como fuera del local y apostar por profesionales en el control de plagas. Porque soluciones hay muchas, pero la mejor forma de ahorrar se basa en la prevención.