Las ratas de agua hacen también su particular agosto | Desinfestados

Las ratas de agua hacen también su particular agosto

    

Rata de agua | DesinfestadosSeguro que ya estás planeando alguna que otra escapadita con la familia, la pareja o los amigos (o quizás todos “revueltos”) en busca de un lugar lejos del estrés y esta abrumadora calor que nos acecha. Los lugares de playa, río, lagos o piscinas concentran el mayor interés de quienes se mueven en verano. Y da igual que hagamos turismo de costa como de montaña, siempre vamos en busca de algo húmedo con lo que refrescarnos.

Pero no somos los únicos, ¿sabías que existen ratas de agua? Son pequeños roedores que han adaptado su vida a los medios acuáticos, de ahí que se concentren en lugares cercanos a ríos, arroyos, lagos y pantanos de nuestro país y Francia, principalmente. Excavan sus madrigueras y galerías en el subsuelo o entre raíces, normalmente a una profundidad no demasiado elevada, y es allí donde depositan su descendencia sobre lechos de hierba seca.

Al igual que otros roedores, destacan por su notable nivel reproductivo (pueden parir hasta 5 veces al año y tienen entre 2 y 7 crías por parto). Sin embargo, durante varios años se ha encontrado en peligro de extinción por la modificación de los parajes por parte de los humanos y porque, en el Delta del Ebro incluso era cazada para ser comida como carne. Al ser vegetariana y alimentarse principalmente de cereales, su carne es considerada apta para comer. Actualmente es una raza amenazada, aunque sí es cierto que se encuentra en un escalón bajo de preocupación.

Su presencia es fácilmente identificable, ya que por regla general atacan a jardines. Debido a su dieta vegetariana, las flores de los jardines se convierten en su predilección, por lo que es habitual percatarnos de su presencia al ver agujeros similares a las toperas con hierba roída alrededor. Pero también por restos de bulbos, raíces roídas y daños en la corteza de los árboles.

Los daños ocasionados pueden ser muy importantes, no solo porque nos destroce nuestro jardín, sino porque daña la regeneración vegetal de la zona donde se encuentra (las ratas de agua pueden cortar raíces de hasta 30 cms), pero también ataca a huertas y cultivos próximos a su hogar.

Su tratamiento debe ser llevado a cabo de la mano de profesionales del control de plagas ya que, aunque existen en el mercado productos que certifican su erradicación, las trampas para ratas de agua son muy potentes, pero también peligrosas para la manipulación de manos no expertas. Es muy importante que se empleen en zonas alejadas de niños y animales domésticos. Además, es muy difícil controlar con este tipo de productos a colonias muy asentadas en la zona. Por lo que, ¿por qué no despreocuparnos y dejarlo en mano de expertos?

Comentarios
  1. Jose Alberto Beltrán

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *