Las plagas y los pecados capitales | Desinfestados

Las plagas y los pecados capitales

    

No quiero parecer rara ni nada de eso, pero os sorprendería saber la cantidad de tiempo que paso pensando en las plagas que tratamos en Rentokil, así que siguiendo la serie de artículos que asocia las plagas con cualquier aspecto de nuestra vida diaria, hoy he decidido asociar cada pecado capital a alguna de nuestras plagas, por tanto os dejo la lista que he hecho, a ver qué os parece:

Gula: las termitas consumen madera y celulosa, y su voracidad les hará hacer lo que sea para llegar hasta su alimento.

Avaricia: Las hormigas pasan todo el verano acumulando alimento para el invierno, así que la pregunta que se plantea es: ¿son avariciosas o solo previsoras?

Lujuria: Una pareja de ratones puede llegar a engendrar hasta 3.000 crías en un año, ya que el periodo de gestación es de tan solo tres semanas. La hembra entonces pare entre tres y catorce crías que pueden reproducirse a las cinco semanas.

Envidia: Siempre digo que las polillas parecen las hermanas feas de las mariposas, ya que teniendo una forma muy similar, las mariposas son realmente hermosas y en cambio a las polillas las vemos como una plaga.

Ira: las avispas, a diferencia de las abejas, pican ante la menor amenaza. Lo difícil es que nosotros no veamos a las avispas como una amenaza también.

Pereza: siempre he dicho que si fuera un insecto me gustaría ser una chinche, me pasaría el día en la cama, o yendo de un sitio a otro transportada en la ropa o las maletas de la gente, qué más se puede pedir.

Soberbia: el escarabajo era venerado en el Antiguo Egipto, ya que era considerado como un amuleto de vida y poder, además también tenía una gran importancia en el culto funerario egipcio.