Las plagas en los textos sagrados | Desinfestados

Las plagas en los textos sagrados

    

Desde tiempos ancestrales, las plagas y su control han estado a la orden del día. Tanto el Antiguo Testamento como la Torá ya nos hablan de las 10 plagas bíblicas que cayeron sobre la ciudad de Pi-Ramsés en Egipto; la sangre, las ranas, los piojos y pulgas, los insectos, la peste, las úlceras, la tormenta, las langostas, la oscuridad y por último la muerte de los primogénitos.

En las series documentales de prestigiosas empresas de comunicación y en la literatura científica, se puede obtener una aproximación bastante precisa del origen de cada una de ellas, comenzando por la erupción del volcán de Santorini en torno al año 1500 a.c., el cual provocó una serie de cambios climatológicos que fueron desencadenando cada una de las plagas relatadas anteriormente, las cuales se iban produciendo como efecto de la anterior como de una cascada se tratase. Desde la formación de hidróxido de hierro debido a las grandes concentraciones de CO2 y hierro desprendido durante la erupción, que provocaron que el Nilo se tornara de color rojo, hasta la salida de las ranas del río para poder respirar oxígeno, pasando por las plagas de piojos, insectos y bacterias que proliferaban debido a la insalubridad del agua sin oxígeno y con animales en descomposición.

En la vida actual, también podemos observar que cada una de las plagas de animales que nos acechan, tienen un origen bien definido en la inmensa mayoría de los casos. Existe innumerable literatura al respecto de la biología de cada animal, por lo que las empresas especializadas en control de plagas, saben muy bien el origen, crecimiento y desarrollo de cualquiera de ellos.

Una buena prevención es necesaria para evitar en la mayoría de los casos una proliferación de plagas. Las recomendaciones que empresas como Rentokil establece para sus clientes, establecen el punto de partida para el éxito en la gestión de las mismas.

Desde hace más de 30 siglos, convivimos con las plagas. Desde el último siglo Rentokil nos ayuda a controlarlas y eliminarlas,  lo que implica una mayor calidad de vida para todos nosotros.

Comentarios
  1. Pablo Jaén

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *