La selección natural de las abejas | Desinfestados

La selección natural de las abejas

    

En las últimas semanas hemos publicado algunos artículos sobre las abejas, en concreto sobre la amenaza que sufren por parte de algunas especies de avispas, como nos explicaba muy bien nuestro compañero Francesc en su artículo Un viaje de ida y vuelta: de Asia a Europa, donde hablaba de una subespecie de avispa, Vespa velutina nigrithorax que había llegado a Francia en 2005 procedente de Asia.

Y es que existen muchos comentarios sobre esta posible desaparición de las abejas; los más agoreros ya predicen que en cuatro años desaparecerán por completo todas las abejas de la faz de la Tierra, lo cual tendría consecuencias devastadoras para plantas, animales y seres humanos, ya que las abejas como sabemos son los polinizadores más eficientes.

Por tanto no me sorprendí mucho cuando hace un par de semanas leí en el diario ABC la noticia de que un grupo de científicos de la Universidades de Sussex y Sao Paulo habían encontrado las primeras abejas “soldado”. Su función por tanto es la de proteger al resto de las abejas, suelen encontrarse alrededor de los nidos. La diferencia con el resto de abejas es que no poseen aguijón y además su cuerpo es ligeramente más grande que el del resto de abejas.

Y es que las abejas son tan pacíficas que pese a todos los ataques que sufren, no poseían una casta cuya función fuera la de defenderles, a diferencia de lo que ocurre por ejemplo con las termitas, que se organizan principalmente en tres castas: obreras, soldados y reproductores, donde las termitas soldado se encargan de proteger al resto.

Así que como podéis ver, a las abejas no les ha quedado más remedio que evolucionar para poder sobrevivir, se cumple así la Teoría de la Evolución.

Por último, simplemente quería añadir que como ya nos comentaron nuestros compañeros de Higiene Ambiental a través de su cuenta de Twitter @higiene_ambient, la abeja no es una especie protegida, sino que ha sido declarada “de especial interés” por diversas Comunidades Autónomas.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *