La nariz es la llave del éxito de la organización social de las hormigas | Desinfestados

La nariz es la llave del éxito de la organización social de las hormigas

    

En momentos convulsos como este en el que nos encontramos, cuando nada es seguro y todo parece estar reformulándose, llegan las hormigas y nos enteramos de que la clave de su exitosa organización social no es otra que su “olfato”. Y es que hay pocos sentidos tan reveladores como el relacionado con los olores. Debe ser que el insecto azabache detecta el olor a chamusquina antes que los humanos y son capaces de reaccionar rápidamente, mudándose y formando colonias muy organizadas con una estricta división del trabajo. Aunque lo más envidiable de las hormigas quizá sea la buena comunicación entre ellas a la hora de resolver problemas complejos.

Los receptores del olor (proteínas especiales que captan olores diversos) se localizan en las antenas de las hormigas, funcionando estas como “supernarices”, ya que, las hormigas poseen cinco veces más receptores del olor que cualquier otra especie de insecto, una exclusiva característica que les ha permitido coronarse como una de las familias de insectos de mayor éxito del planeta. Con fama de trabajadoras y previsoras (todos conocemos la fábula de la cigarra y la hormiga), es, sin embargo, su gran sentido del olfato el que le ha catapultado a la cima del éxito social. Las comparaciones son odiosas, pero mientras que las mariposas, los mosquitos y las moscas poseen entre 50 y 70 distintos receptores del olfato, las diminutas obreras concentran 400.

Trabajadoras, con grandes dotes comunicativas y con un éxito sin parangón en lo que a división del trabajo y organización social se refiere. Cualquiera diría que este insecto a punto de ser santificado es capaz de contaminar alimentos y zonas esterilizadas, como hospitales. Por ello, cuando en ordenadas filas las hormigas entren y salgan de nuestras casas o negocios o localicemos montoncitos de arena que indiquen la existencia de un hormiguero no hay que dudar un segundo e iniciar el protocolo de control de los pequeños insectos.

Hormigas negras de jardínhormigas faraónhormigas rojas, todas ellas con la misma capacidad olfativa e igual de irritantes. El único motivo por el que las obreras entran en casa es la comida, se sienten muy atraídas por las sustancias dulces y pegajosas. Tapar y limpiar los restos de alimentos, así como sellar grietas y rendijas en los marcos de las puertas y de las ventanas, son algunos de los consejos que los especialistas de Rentokil recomiendan para mantener lejos a las hormigas. No obstante, cuando han entrado en el hogar sin ser llamadas, de forma silenciosa y haciendo gala de su minuciosa organización, aunque existan muchos remedios caseros, la única forma de acabar con ellas es recurrir a profesionales.

Los remedios caseros pueden ser suficientes para pequeños problemas con hormigas, pero cuando estos problemas se hacen grandes debemos buscar los servicios de un profesional del control de plagas. Los técnicos de Rentokil entienden los hábitos de cada especie y también tienen una amplia variedad de potentes medidas (insecticidas,…) para encargarse de las hormigas y proporcionar la seguridad de que el problema ha sido totalmente solucionado.

Comentarios
  1. sira

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *