La Conferencia Mundial de Seguridad Alimentaria #GFSI | Desinfestados

La Conferencia Mundial de Seguridad Alimentaria #GFSI

    

Seguridad AlimentariaHouston acoge esta semana la Conferencia Mundial de Seguridad Alimentaria #GFSI 2017. Se trata de un evento anual único que reúne a más de 1.000 expertos en seguridad alimentaria, procedentes de 50 países, para avanzar en la citada materia.

En este evento se dan cita especialistas de la industria y la alimentación para compartir conocimientos y, sobre todo, para escuchar las propuestas y reflexiones de los participantes en las distintas charlas  con el fin de implementar las ideas innovadoras que se expongan, en sus lugares de trabajo.

En este sentido, el Internet de las cosas (IoT) y el impacto que tiene en la seguridad alimentaria junto con el uso de las nuevas tecnologías digitales puede incluso llevarnos a fantasear, con métodos que impidan el desarrollo de enfermedades ligadas a la contaminación de los alimentos.

La Conferencia Mundial de Seguridad Alimentaria se centrará en separar la ficción de la realidad para explicar lo que significa la IoT para la industria alimentaria.

Rentokil Initial participa en la Conferencia para exponer los resultados de una investigación en la que se determina cual es el papel de la industria alimentaria y cómo se puede mejorar la seguridad en la misma, de modo que se implementen gestiones eficaces y, con ellos, se de cumplimiento a las normativas vigentes.

No hay duda de que Internet de las Cosas será el elemento clave para soluciones innovadoras que abren oportunidades fantásticas para un nuevo nivel de seguridad y prevención de incidentes en la industria alimentaria.

A partir de aquí, nos preguntamos, ¿las nuevas tecnologías de la alimentación  aplicadas a la cadena de producción de alimentos  pueden mejorar la inocuidad de los alimentos? ¿Pueden avisarnos si hay contaminación? ¿Podremos saber si hay riesgo de infestación de plagas para aplicar métodos de prevención, a tiempo?
El Internet de las Cosas (IoT) está preparado para tener un gran impacto en la cadena alimenticia, desde la granja a la mesa. RentoKil Initial a través de la investigación reciente, ha examinado distintas áreas donde la aplicación de las nuevas tecnologías permitirá que la cadena de suministros obtenga los máximos beneficios.

 

El crecimiento actual de la población, los hábitos alimenticios y la explotación de la agricultura y la ganadería requieren nuevos procesos de control que garanticen que los alimentos lleguen a la mesa de los consumidores libres de bacterias.

Además el internet de las cosas facilitará la monitorización de las cosechas. Dará información vital, por ejemplo, a los agricultores sobre las condiciones del suelo, climáticas, el uso de fertilizantes. Datos que una vez analizados permitirán a los productores tomar mejores decisiones de cara a sus negocios y obtención de una mejor rentabilidad.

No podemos obviar que la presencia de plagas en empresas de la industria alimentaria provoca cada año pérdidas de millones de euros, además de un impacto negativo en la reputación del negocio.

En un escalafón superior, las empresas del sector de la alimentación, están siempre ojo avizor para evitar la presencia de bacterias o insectos que perjudiquen la salud de los consumidores.

En empresas, como tiendas de alimentación, fábricas o distribuidores de alimentos y bebidas, o empresas manipuladoras y expendedoras de alimentos, son necesarios sistemas de prevención y control de plagas proactivas, sujetas, eso sí a la  legislación vigente en materia de seguridad e higiene alimentaria.

Entre los sistemas de prevención que Rentokil Initial recomienda, además de prácticas tan evidentes como una correcta higiene de manos y una preparación adecuada de los alimentos, se sitúan los programas de manejo integrado de plagas (MIP) que incluyen información sobre prevención de plagas para empleados y personal.

Estos sistemas ayudan a reconocer la actividad de las plagas a tiempo y ofrece las herramientas necesarias para monitorizar y realizar un seguimiento de las mismas, de modo que las empresas podrán cumplir con las auditorias sobre control alimentario, de forma segura y profesional.

Son numerosas las voces de agricultores, recolectores, productores, manipuladores y restauradores que aseguran que la prevención es la mejor cura, y si con el uso de la tecnología se impide una infestación, además de cumplir con la legislación vigente, la opción está clara.

¡Houston tenemos un problema! O, ¿no?

 

Enfermedades como la salmonelosis o la gastroenteritis son algunas de las enfermedades que pueden desarrollarse en los humanos por un tratamiento indebido de los alimentos, o por una infección provocada por la presencia de bacterias, virus, parásitos, priones, insectos o productos químicos. ¡Hasta 250 enfermedades diferentes!

Es importante, no dar lugar a una infección por el consumo de un alimento o bebida contaminada. Pueden provocar diarreas, vómitos, náuseas, calambres abdominales, fiebre e incluso, en casos extremos la muerte.

No hablamos, por tanto, de una entelequia. Qué la tecnología aplicada a la industria alimentaria salva vidas, es una realidad.

Habrá que estar muy pendientes por tanto de las conclusiones que de la Conferencia de Seguridad Alimentaria se extraigan. Para Rentokil Initial tú seguridad es lo primero.

¡Os lo contaremos!