La Catedral de Palencia se vuelve “inteligente” | Desinfestados

La Catedral de Palencia se vuelve “inteligente”

    

Catedral de PalenciaLos que sois habituales de este punto de reunión donde hablamos de bichitos, roedores y otros diminutos seres, como los virus, sabéis que desde Rentokil estamos especialmente implicados en la conservación de nuestro Patrimonio Histórico. Uno de los puntos fundamentales del trabajo de nuestros expertos en el control de plagas se basa en la lucha contra las plagas que afectan a iglesias, monasterios, catedrales y conjuntos históricos no religiosos en general.

Entre todas estas amenazas, las acciones de los xilófagos son las más comunes y sobre las que principalmente hacemos mayor hincapié. No es de extrañar. La utilización de la madera era habitual antiguamente en las construcciones y las estructuras no solo deben soportar la enorme presión de techumbres y paredes o el paso del tiempo, sino también el ataque de termitas y carcomas por una mala prevención. Si ello le sumamos los documentos, retablos y obras de arte que guardan, en los que el papel y la madera son su principal soporte, el grado de exposición al ataque de termitas, carcomas y hongos aumenta aún más.

A colación de ello, en estos días nos hemos encontrado en el periódico con una noticia que nos ha alegrado bastante. Y es que la Catedral de San Antolín de Palencia ha recibido de la Unión Europea el dinero necesario para la instalación de 130 dispositivos inalámbricos que “vigilarán” la correcta conservación del monumento, erigido entre el siglo XIV y XVI.

Estos pequeños aparatos, del tamaño de un paquete de cigarrillos y no apreciables visualmente por los turistas y feligreses, han sido colocados estratégicamente en los puntos “calientes” del monumento palantino. Su fin es detectar cualquier posible inicio de incendio, ataque de xilófagos, aumento de la humedad o apertura de cualquier grieta en la estructura. Todo con una máxima: prevenir y curar antes de que sea demasiado tarde.

La importancia de su correcta conservación no es para menos. Más allá de su importancia histórica y artística de estilo gótico con retazos de época visigoda y románica, el conjunto atesora un sinfín de capillas con retablos; tapices del siglo XVI; dípticos y pinturas (como “El martirio de San Sebastián” firmado por El Greco) y documentos escritos del siglo X. Un legado histórico y artístico único que debemos guardar como en oro año. Y, en el caso de una posible infección por xilófagos, atajar el problema de raíz, como en el caso de la Concatedral de Logroño.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *