La avispa asiática: una especie invasora objeto de preocupación

La avispa asiática: una especie invasora objeto de gran preocupación

    

Avispa asiática | DesinfestadosMe he decidido a escribir sobre esta especie de avispa, pues en las últimas semanas he visto algún programa de televisión y leído algún que otro artículo centrado en su actividad en España, especialmente como depredadora de abejas melíferas.

Está causando una gran preocupación entre los apicultores pues ataca a este tipo de abejas productoras de miel (si bien también es una especie depredadora de otros insectos como mariposas y hormigas entre otros).

Su nombre científico es Vespa velutina y es originaria de China. Además de como “avispa asiática” se la conoce como “avispón asiático”, pero no debe confundirse con el comúnmente llamado “avispón asiático gigante” pues se trata de otra especie distinta (Vespa mandarinia en este caso).

Su presencia en Europa se detectó por primera vez en Burdeos en el año 2004. Hasta aquí llegó en unos contenedores procedentes de este país asiático. En España se detecta formalmente en el año 2010 en el País Vasco y desde aquí se ha extendido a otras zonas del norte peninsular como Galicia, Asturias, Navarra, Aragón y Cataluña. La climatología es determinante en este caso.

Se trata de una especie de tamaño considerable, de color negro característico (salvo una única banda amarilla en uno de los segmentos de su abdomen) y con alas igualmente oscuras.

Construyen su nido a base de pequeñas fibras de madera masticada y pueden adquirir gran tamaño y diámetro. Normalmente lo construyen a cierta altura, en edificios o árboles, y en él puede vivir una colonia con miles de ejemplares.

Su efecto perjudicial para las abejas melíferas radica en que las captura con objeto de alimentar a sus larvas. Para ello se sitúan a la entrada de las colmenas y esperan la salida de las abejas, aunque también pueden “invadir” la propia colmena. Debido a su mayor tamaño las capturan fácilmente para llevarlas al nido. Sin embargo los adultos de esta especie se alimentan de frutos de distinto tipo con alto porcentaje de azúcares.

En Asia las abejas melíferas han desarrollado un curioso método de defensa basado en rodear por completo a la avispa invasora y con el movimiento de fricción de sus alas crear un aumento de la temperatura que acaba matando a la avispa. Está estimado, según alguna información consultada, que mueren al llegar a 45º C, mientras que las abejas pueden resistir hasta los 50ºC.  Esta estrategia natural aún no ha sido desarrollada por las abejas melíferas europeas, por lo que las pérdidas económicas son graves para los apicultores nacionales.

En cuanto a su peligrosidad para el hombre, no es mayor que otras avispas europeas. No suelen picar si bien se han reportado ataques tanto puntuales como múltiples normalmente producidos cerca de los nidos (inoculan un veneno que puede resultar peligroso en función del lugar de la picadura y de la sensibilidad del individuo atacado).

Aunque existen algunos tipos de trampas de distinto tipo para atrapar a estas avispas, no son específicas para Vespa velutina por lo que tienen algún inconveniente al capturar a otras especies no diana. Parece que diseñar entradas a las colmenas de pequeño tamaño es la mejor medida de carácter físico, mientras que la destrucción de nidos es la actuación que han implantado las CC.AA. para limitar la población de estos insectos invasores tan perjudiciales para la producción de miel.

Si algún lector tiene interés en profundizar más en la biología y/o problemática que causan estos insectos, les recomiendo una búsqueda de vídeos en internet. Muchos de ellos son realmente curiosos y muy didácticos.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *